El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Obras
  3. Plan Regulador
  4. Estados Unidos
  5. Minoru Yamasaki Associates
  6. 1954
  7. Clásicos de Arquitectura: Pruitt-Igoe / Minoru Yamasaki

Clásicos de Arquitectura: Pruitt-Igoe / Minoru Yamasaki

Clásicos de Arquitectura: Pruitt-Igoe / Minoru Yamasaki
Clásicos de Arquitectura: Pruitt-Igoe / Minoru Yamasaki, Una foto aérea del US Geological Survey compara los bloques angostos y monolíticos de Pruitt-Igoe con los edificios premodernistas vecinos en St. Louis. Image Cortesía de © Junkyardsparkle [Wikimedia Commons], bajo dominio público
Una foto aérea del US Geological Survey compara los bloques angostos y monolíticos de Pruitt-Igoe con los edificios premodernistas vecinos en St. Louis. Image Cortesía de © Junkyardsparkle [Wikimedia Commons], bajo dominio público

A pocos edificios en la historia se les puede adjudicar un legado tan infame como al proyecto de vivienda social Pruitt-Igoe en St. Louis, Estados Unidos: esta colección de torres residenciales construidas durante el apogeo del movimiento moderno pretendía ser un triunfo del diseño arquitectónico racional por sobre los males de la pobreza y el deterioro urbano, pero tras dos décadas de agitación sufrió un simbólico final: su demolición total en 1973. Su caída llegó a significar no solo el fracaso de un proyecto puntual de vivienda pública, sino también la caída del movimiento moderno.

La construcción de proyectos habitacionales como Pruitt-Igoe fue una respuesta directa a la expansión urbana tras la Segunda Guerra Mundial: el rápido crecimiento que experimentaban las ciudades estadounidenses hasta antes de 1920 ahora caía dramáticamente e incluso se revertía en algunas ciudades como St. Louis en el estado de Missouri. Lo más alarmante para los expertos urbanos era un éxodo a los suburbios, que en su gran mayoría eran residentes de clase alta, privando a las empresas locales de clientes y a los gobiernos cívicos de sus ingresos fiscales.

Después de dos décadas de crímenes y problemas de mantenimiento cada vez mayores, Pruitt-Igoe fue finalmente demolida entre 1972 y 1977. Image Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth" Las relucientes torres de Pruitt-Igoe debían haber sido un “Manhattan en el río Mississippi". Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth" Gran parte del paisajismo y equipamiento comunitario que originalmente propuso Minoru Yamasaki nunca se construyó, contribuyendo a la posterior caída de Pruitt-Igoe.. Image Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth" + 10

Las relucientes torres de Pruitt-Igoe debían haber sido un “Manhattan en el río Mississippi". Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público
Las relucientes torres de Pruitt-Igoe debían haber sido un “Manhattan en el río Mississippi". Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público

Este éxodo dejó un vacío en el centro que fue llenado gradualmente por barrios marginales y, según los expertos, se trataba de una temida plaga que sólo podía ser curada si era exterminada. Con la aprobación de la Ley de Vivienda de 1949, mil millones de dólares —equivalentes a 10 mil millones en 2017— fueron entregados como préstamos a las ciudades para la erradicación de barrios marginales y posteriores procesos de renovación urbana en todo Estados Unidos. [1]

En 1950, St. Louis proyectaba construir 5.800 unidades de vivienda social con los fondos federales entregados por la Ley de Vivienda. El ingeniero urbano Harold Bartholomew y el alcalde Joseph Darst (1949-1953) decidieron cubrir casi la mitad del objetivo con un único y gran complejo habitacional: su planificación comenzó en el ocaso de las leyes Jim Crow de segregación, lo que obligó a dividir el proyecto según diferencias raciales: los residentes negros vivirían en las casas Wendell Ollive Pruitt, mientras los blancos ocuparían los departamentos James Igoe. Sin embargo, después de la sentencia de la corte suprema estadounidense en el caso Brown contra el Consejo de Educación en 1954, ambos proyectos —aún en construcción— fueron integraron en un único complejo: Pruitt-Igoe.[2]

Gran parte del paisajismo y equipamiento comunitario que originalmente propuso Minoru Yamasaki nunca se construyó, contribuyendo a la posterior caída de Pruitt-Igoe.. Image Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth"
Gran parte del paisajismo y equipamiento comunitario que originalmente propuso Minoru Yamasaki nunca se construyó, contribuyendo a la posterior caída de Pruitt-Igoe.. Image Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth"

El titánico proyecto comenzó con la erradicación de DeSoto-Carr, considerado uno de los peores barrios de St. Louis.[3] En su lugar se iban a construir 33 edificios de 11 pisos, diseñados por Minoru Yamasaki de la firma Hellmuth, Yamasaki, and Leinweber, en una superficie de 57 acres (23 hectáreas) y acomodando 10.000 habitantes en 2.870 departamentos. Si bien la composición de los rascacielos residenciales que se elevan sobre plazas pública se inspiró en gran medida en el concepto de la Ville Radieuse de Le Corbusier, las torres se parecen más al posterior Unité d’Habitation, es decir, estructuras de losas largas y angostas con galerías de ventanas de 85 pies de largo (25,9 metros).

Una notable característica diseñada para mejorar la funcionalidad y optimizar los recursos fueron los denominados ascensores skip-stop, que paraban únicamente cada tres pisos. Las cajas de escaleras tenían acceso a los pisos superiores e inferiores. Ambas características cumplían la intención de reproducir la vida comunitaria en las aceras en un entorno de gran altura, donde niños y adultos por igual podrían reunirse tranquilamente.[4][5]

Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth"
Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth"

Sin embargo, incluso antes de su finalización, Pruitt-Igoe no se construyó como se pretendía. Yamasaki había propuesto un programa que nunca fue construido: los bloques de baja altura repartidos entre las torres, juegos infantiles, restaurantes y el trabajo de paisajismo fueron considerados muy caros por la Administración Federal de Vivienda y fueron eliminados del proyecto. El constante énfasis en la optimización del presupuesto —como los ascensores skip-stop— fue un vaticinio de los turbulentos tiempos que se avecinaban para el complejo residencial.[6]

Aunque Pruitt-Igoe de ninguna manera fue un proyecto galardonado, su diseño sí fue rescatado por publicaciones como Architectural Forum, quien lo nombró el "Mejor Departamento" en 1951, aunque en 1965 la misma revista reevaluó el proyecto y revirtió su fallo, declarando el proyecto un error. Mientras la política federal derribaba la segregación legal, la actitud de muchos estadounidenses —incluyendo a muchos de quienes vivían en St. Louis— desafortunadamente aún no estaba a la altura de los nuevos tiempos: la integración de los departamentos Pruitt e Igoe condujo a que la mayoría de los residentes blancos abandonaran el proyecto, incluyendo a aquellos residentes negros que sí podían pagar una vivienda unifamiliar en cualquier otra parte. Los únicos residentes que se quedaron fueron aquellos que no podían pagar e irse a otra parte.[7]

La caída en desgracia de Pruitt-Igoe comenzó casi inmediatamente tras su inauguración: en su peak de ocupación (1957), el 9% del complejo estaba deshabitado; en 1960, la tasa subió a 16% y en 1970 llegó al 65%. Si bien el gobierno federal había otorgado los fondos para construir Pruitt-Igoe, su mantenimiento se pagaba con el alquiler de los inquilinos. Con los departamentos ocupados casi exclusivamente por un menguante número de residentes de bajos ingresos —algunos de los cuales subsistían con asistencia social— no había dinero suficiente para mantener las 33 torres, detonando un círculo vicioso: el deficiente mantenimiento forzó el abandono de más inquilinos, desangrando el ya estrecho presupuesto, y esto a su vez fue un detonante para que más personas se fueran de ahí.[8][9]

Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth"
Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth"

Ya se sentía en el ambiente que Pruitt-Igoe se convertiría en un semillero delictual: las galerías y escaleras destinadas a proporcionar espacios seguros para la comunidad fueron dominadas por pandillas locales; los residentes apodaban "gauntlets" a las galerías, ya que se habían convertido en traicioneros pasajes en los que eran hostigados o incluso asaltados en su camino a casa. La reputación del complejo se agrió tan dramáticamente que algunos trabajadores de mantenimiento y de reparto a domicilio se negaban a entrar.

En 1958, la Autoridad de Vivienda de St. Louis solicitó al gobierno federal fondos para remodelar Pruitt-Igoe. Aunque parte del equipamiento comunitario diseñado por Yamasaki fue construido posteriormente en 1965, la remodelación no pudo abordar los problemas sociales y fiscales más profundos que habían causado la repentina caída en desgracia de Pruitt-Igo [10]. En 1972 el gobierno federal determinó que Pruitt-Igoe no podía ser rescatado. Durante cinco años las 33 torres fueron demolidas una por una por medio de implosiones con dinamita, dejando un vasto páramo urbano en el tejido de San Luis que, hasta el día de hoy, aún no ha sido cubierto.

La demolición televisada del Pruitt-Igoe abrió una discusión sobre qué fue precisamente lo que causó el fracaso del proyecto. Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público
La demolición televisada del Pruitt-Igoe abrió una discusión sobre qué fue precisamente lo que causó el fracaso del proyecto. Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público
La demolición televisada del Pruitt-Igoe abrió una discusión sobre qué fue precisamente lo que causó el fracaso del proyecto. Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público
La demolición televisada del Pruitt-Igoe abrió una discusión sobre qué fue precisamente lo que causó el fracaso del proyecto. Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público
La demolición televisada del Pruitt-Igoe abrió una discusión sobre qué fue precisamente lo que causó el fracaso del proyecto. Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público
La demolición televisada del Pruitt-Igoe abrió una discusión sobre qué fue precisamente lo que causó el fracaso del proyecto. Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público
La demolición televisada del Pruitt-Igoe abrió una discusión sobre qué fue precisamente lo que causó el fracaso del proyecto. Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público
La demolición televisada del Pruitt-Igoe abrió una discusión sobre qué fue precisamente lo que causó el fracaso del proyecto. Image Cortesía de © Cadastral [Wikimedia Commons], bajo dominio público

Cuando la orden de demolición llegó, solo 600 residentes residían en el complejo. Un número muy lejano a los 10.000 inquilinos que originalmente estaban pensados para el proyecto. La caída de Pruitt-Igoe llegó a ser vista como un símbolo: más que el fracaso de un proyecto residencial, y más que el fracaso de ese proyecto en particular, fue promocionado como la caída del movimiento moderno. El crítico de arquitectura Charles Jencks declaró estas famosas palabras:

La arquitectura del movimiento moderno murió en St. Louis, Missouri, el 15 de julio de 1972, a las 3:32 pm [11]

En entrevista con Architectural Review, Minoru Yamasaki dijo sobre el malogrado proyecto:

Es un proyecto que desearía no haber hecho [12]

Después de todo, es injusto adjudicar el fracaso del Pruitt-Igoe únicamente a su diseño arquitectónico, ya que sería exonerarlo por completo. En realidad es la combinación de desafortunadas elecciones de diseño, un arraigado racismo y débiles políticas habitacionales lo que produjo realmente el fiasco que resultó ser Pruitt-Igoe. En el sitio donde se construyeron las 33 torres ahora se erige un bosque que oculta la huella urbana que dejó su destrucción en los años 70. Sin embargo, su legado no se disfraza tan fácilmente, e independientemente de a quien se escoja culpar por su caída, Pruitt-Igoe sigue siendo un sinónimo del fracaso de toda una filosofía de diseño.

Después de dos décadas de crímenes y problemas de mantenimiento cada vez mayores, Pruitt-Igoe fue finalmente demolida entre 1972 y 1977. Image Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth"
Después de dos décadas de crímenes y problemas de mantenimiento cada vez mayores, Pruitt-Igoe fue finalmente demolida entre 1972 y 1977. Image Cortesía de Película "The Pruitt Igoe Myth"

Referencias

[1] Bauman, John F., Roger Biles, and Kristin M. Szylvian. From Tenements To The Taylor Homes: In Search Of An Urban Housing Policy In Twentieth-Century America. University Park, PA: Pennsylvania State University Press, 2000.
[2] Sennott, R. Stephen. Encyclopedia of 20th Century Architecture. New York: Fitzroy Dearborn, 2004. p1066.
[3] Bauman et al, p186.
[4] Frishberg, Hannah. "The Failed Paradise: Pruitt-Igoe". Atlas Obscura. November 26, 2013.
[5] Sennott, p1066.
[6] Sennott, p1066.
[7] Marshall, Colin. "Pruitt-Igoe: The Troubled High-rise That Came To Define Urban America – A History Of Cities In 50 Buildings, Day 21". The Guardian. April 22, 2015.
[8] Bauman et al, p201.
[9] Frishberg.
[10] Bauman et al, p201.
[11] Frishberg.
[12] Marshall.

Ver la galería completa

Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta.
Sobre esta oficina
Minoru Yamasaki Associates
Oficina
Cita: Fiederer, Luke. "Clásicos de Arquitectura: Pruitt-Igoe / Minoru Yamasaki" 28 may 2018. Plataforma Arquitectura. (Trad. Valencia, Nicolás) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/895079/clasicos-de-arquitectura-pruitt-igoe-minoru-yamasaki> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.