Agrandar imagen | Ver tamaño original
Incluso a medida que la tecnología avanza, dejando en la obsolescencia muchos de los métodos de construcción antiguos, ciertas artesanías tradicionales y técnicas de construcción continúan cautivando nuestra imaginación con su simple ingenio y su eficacia impecable. Aunque se ha utilizado durante milenios, el proceso de convertir temporalmente los elementos rígidos de la madera en fideos dóciles, flexibles, elástico y doblegable, sigue siendo un truco favorito de los carpinteros, capaz de producir transformaciones caprichosas y formas de otro mundo a partir de los materiales más naturales. Históricamente, la flexión al vapor ha sido utilizada cómo el método preferido por los constructores de embarcaciones de madera para moldear estructuras curvas en forma de costillas, por los constructores de muebles para elaborar rieles con curvas orgánicas en sillas y por los lauderos para crear los lados bien formados de los instrumentos de cuerda huecos como guitarras, violonchelos y violines. La escala manejable de estas artesanías permite que las piezas se preparen en cajas caseras de vapor herméticas, las cuales a menudo están conectadas a un generador de vapor (básicamente una tetera grande con una manguera) o una caldera casera. Los constructores siguen una regla básica: el elemento de madera necesita una hora en la caja de vapor por cada pulgada de su espesor (dependiendo de la especie). Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir