Agrandar imagen | Ver tamaño original
Diseñar una casa familiar significa un serio desafío para los arquitectos, pues el diseño y sus conexiones funcionales deben recibir atención especial para reflejar los hábitos de los miembros de la familia y sus espacios habitables, sin dejar de mencionar la fachada que también debe considerarse en el desarrollo. Nos encargamos del diseño para este proyecto a través de una competencia, lo cual significó un gran placer. Gracias a la confianza que los clientes depositaron en nosotros, pudimos actuar con total potencia.  La colaboración con un contratista que no conocíamos nos asustó un poco. Sin embargo, su entusiasmo y precisión superó nuestras expectativas. La construcción de un edificio residencial de 4 pisos de concreto reforzado se finalizó en 8 meses. La casa se ubica en un terreno inclinado cerrado hacia la carretera. La alta estructura se dividió en dos pisos. El primer piso casi flota en el espacio para aumentar la sensación de intimidad, mientras que la masa blanca del piso superior se dispone sobre la cubierta oscura del primer piso que también es cerrada hacia la calle, pero con vistas abiertas hacia el sur. La casa enfatiza un sentido económico y racional. El terreno, de más de 300 metros cuadrados no es en absoluto pródigo, pues sus espacios son razonables a escala y no se siente vacío en ninguna parte, sin embargo, todo está influenciado por una atmósfera familiar.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir