Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa de madera fue construida en la histórica ciudad de Tarusa para una creativa familia de artistas. El alrededor se compone de casas tradicionales de esta zona, con residencias de fin de semana y poca altura. El cliente nos pidió que desarrollaramos una casa que pareciera una vieja dacha rusa, sin embargo, en su lugar propusimos un diseño que combinaba soluciones tradicionales y modernas. Era imposible ignorar el entorno histórico existente, sin embargo, tratamos de diseñar dacha tecnológica y visualmente contemporánea. La pendiente del sitio es de 5 metros hacia el río Oka. La casa está diseñada en varios niveles y su volumen sigue el relieve. Tiene dos entradas diferentes. La entrada principal se mantiene en la parte superior del sitio, la segunda entrada es desde el jardín. Las habitaciones del primer piso están ubicadas en tres semiplanos espaciados a intervalos de 45 centímetros: se dispone una sala de estar, una cocina, un comedor, dos dormitorios de invitados y trasteros. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir