Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos

Stacken: el primer modelo de cohousing con autogestión, trabajo comunitario y feminismo en Suecia

Stacken: el primer modelo de cohousing con autogestión, trabajo comunitario y feminismo en Suecia

El arquitecto Rodrigo Rieiro Díaz nos trae desde el Colectivo ARKRIT un artículo que indaga sobre los valores de vida comunitaria abordados en Stacken, un proyecto de cohousing construido en Suecia en el año 1979. Este se convirtió en el primer modelo de vivienda con principios de autogestión, trabajo comunitario y feminismo del país, cuestionando las relaciones sociales establecidas y presentando la vida en colectivo como un intento por superar el modelo de convivencia familiar estándar.

Stacken es un edificio de apartamentos en Bergsjön, una ciudad dormitorio en las afueras de Gotemburgo, Suecia. Su nombre hace referencia al montículo de tierra que forman las colonias de hormigas al momento de construir sus nidos. En 1979, Stacken se convirtió en el primer proyecto de cohousing (kollektivhus) de su tipo en el país. Sin embargo, el concepto kollektivhus había surgido en Suecia ya en los años 30 con residencias como el edificio de viviendas en John Ericssonsgatan, Estocolmo, del arquitecto Sven Markelius y la socióloga y política socialdemócrata Alva Myrdal. Se trataba de una tipología de vivienda proyectada para reducir las tareas domésticas de las mujeres de clase alta, una respuesta del funcionalismo tanto a la incorporación de muchas de estas mujeres al mercado laboral, como a la subida del coste del servicio doméstico. Pertenecía a la tradición racionalista de la vivienda colectiva complementada con equipamientos comunes y personal contratado junto a las viviendas con cocina central en el norte y centro de Europa, los hoteles de apartamentos estadounidenses o experimentos de vivienda colectiva como el Narkomfin en la Unión Soviética.

Stacken. Axonométrica a ojo de gusano. Autor: Rodrigo Rieiro Díaz
Stacken. Axonométrica a ojo de gusano. Autor: Rodrigo Rieiro Díaz

El concepto kollektivhus fue resignificado unas décadas más tarde. En la estela del movimiento social y político de finales de los años 60 una parte de los jóvenes, también en las ciudades suecas, comenzó a vivir en comunas (kollektiv). El cuestionamiento de las relaciones sociales establecidas y la vida en colectivo como intento de superar el modelo de convivencia de la familia nuclear estándar encontraron respuesta también en forma de co-viviendas y, en Suecia se mantuvo el término kollektivhus para referirse a éstas. De hecho, la primera de facto fue el resultado de la usurpación a la propiedad y autogestión colectiva de los espacios comunes por los inquilinos del hotel familiar Hässelby, en Estocolmo. Las coviviendas suecas que surgieron a partir de entonces (coviviendas de trabajo autogestionado) son edificios de viviendas estándar o algo más pequeñas de lo normal complementadas por instalaciones compartidas administradas por los residentes. La cocina común es a menudo el núcleo de la covivienda. Un par de turnos en cualquiera de los diferentes equipos de trabajo cada 3 o 4 semanas son también bastante comunes. Al menos al principio solían ser viviendas de alquiler en propiedad de las empresas de vivienda de titularidad pública (allmännyttan). [1]

Stacken. Cocina común. Autor: Rodrigo Rieiro Díaz. Image Cortesía de Rodrigo Rieiro Díaz
Stacken. Cocina común. Autor: Rodrigo Rieiro Díaz. Image Cortesía de Rodrigo Rieiro Díaz

Tanto en la historia de las coviviendas suecas como en la de Stacken en particular, es de crucial importancia el concepto de "nivel intermedio" desarrollado por el Grupo de Investigación feminista para la Nueva Vida Diaria, así como las propuestas de vivienda del grupo también feminista BiG (Bo i Gemenskap, Vivir en Comunidad). El proceso de creación de este "nivel intermedio" supone una transferencia de actividades cotidianas desde los ámbitos privado, público y doméstico y su puesta en común por un colectivo de 50-100 personas [2]. Este concepto, influenciado por el proyecto popularizado por Dolores Hayden de replantear la relaciones entre lo privado y lo público, fue desarrollándose en paralelo a Stacken y fue uno de sus detonantes.

Stacken. Trabajo colectivo. Autor: Annika Sönderlund. Image © Annika Sönderlund
Stacken. Trabajo colectivo. Autor: Annika Sönderlund. Image © Annika Sönderlund

En el surgimiento de este entonces novedoso modelo de vivienda jugaron un importante papel otros factores. En 1965 el estado sueco emprendió un ambicioso proyecto: el Programa del Millón de Viviendas, la construcción de un millón de residencias en 10 años a través de la planificación estatal, el urbanismo moderno, la estandarización de la vivienda y una progresiva implementación de la prefabricación. El 25% de las viviendas suecas se construyeron durante este programa. Casi todos los suburbios marginales de Suecia. Cuando el proyecto se estaba completando, cambios en el poder adquisitivo de los suecos, así como en la percepción popular de lo que era un alojamiento deseable, hicieron en muchas ocasiones problemática la ocupación de los recién construidos edificios. El desmantelamiento de los astilleros de Gotemburgo y la consiguiente crisis económica en la ciudad acentuó el problema en Bergsjön.

Stacken. Fachada. Autor: Annika Sönderlund. Image © Annika Sönderlund
Stacken. Fachada. Autor: Annika Sönderlund. Image © Annika Sönderlund

Al caldo de cultivo formado por el movimiento feminista y contracultural de los años 70 y las autoridades de vivienda deseosas de encontrar inquilinos para bloques de viviendas vacíos se sumó Lars Ågren, arquitecto del desarrollo residencial al que pertenece Stacken y profesor de la facultad de arquitectura de la Universidad Chalmers de Gotemburgo, que promovió su transformación en un nuevo tipo experimental de vivienda a través de gestiones con las diferentes autoridades. En noviembre de 1979 se empezaron los talleres con alumnos y potenciales residentes y en el verano de 1980 se mudaron los primeros inquilinos a la torre, incluido Ågren. La planta baja y la quinta se pusieron en común para su uso colectivo, los inquilinos derribaron y erigieron muros, y así, mal que bien, ha sido hasta la fecha. El experimento sigue en marcha, 39 años después.

Stacken. Ejemplo de transformación. Apartamento colectivo. Autor: Rodrigo Rieiro Díaz
Stacken. Ejemplo de transformación. Apartamento colectivo. Autor: Rodrigo Rieiro Díaz

La carga subversiva de los años setenta (desaprobación de la familia, demanda de creatividad, oposición a la creciente mercantilización de diferentes aspectos de la vida o rechazo del trabajo como actividad separada) albergaba un gran potencial en contra de la forma en que la sociedad estaba y sigue estando estructurada. Estos ambiciosos objetivos, que en Stacken pasaron por la realización de una especie de nivel intermedio entre las esferas formal e informal de la vida, están muy lejos de haberse alcanzado a gran escala, tampoco por medio de modelos alternativos de vivienda. Muy al contrario, la mayoría de las coviviendas en los países nórdicos permanecen como enclaves segregados de privilegio. Sin embargo, la evolución de este experimento en particular conllevó unas consecuencias más complejas y ambiguas.

En Stacken se alcanzó cierto éxito en el objetivo de desplazar a ese "nivel intermedio" parte de la vida privada, principalmente las tareas domésticas y el cuidado de los niños. De hecho, la casa a lo largo de los años ha atraído principalmente a adultos con niños a su cargo, no teniendo tanto éxito más allá de este período de la vida. El motivo de este fracaso podría ser el hecho de no haber conseguido hacerse cargo de servicios ofertados por el sector público sueco, como el cuidado de ancianos o enfermos.

Diagrama del nivel intermedio. Autor: The Research Group for the New Everyday Life.
Diagrama del nivel intermedio. Autor: The Research Group for the New Everyday Life.

En un giro inesperado, el proyecto se hizo cargo de las tareas de planificación y administración de la edificación en sustitución de un sector de la vivienda pública por otra parte en retirada. Stacken es desde 2000 propiedad de una asociación cooperativa de inquilinos formada por sus residentes. La gestión y la conformación de estas viviendas pasó, por tanto, a ser responsabilidad de sus habitantes, basándose en el trabajo comunitario y las decisiones colectivas. Mientras muchas coviviendas se convirtieron en comunidades exclusivas para los más acomodados, el Stacken autogestionado se resistió a la creciente mercantilización del sector, reorganizándose en torno al trabajo comunitario, y quizás menos alrededor de la vida social de los vecinos. El papel de su ubicación en el segregado barrio de Bergsjön también es relevante en este sentido. Si bien una ubicación más glamurosa probablemente hubiera puesto en peligro la inclusividad del proyecto, cierta distancia cultural (cuando no económica) con el vecindario es patente.

Stacken. Diagrama. Sintaxis espacial. Autor: Rodrigo Rieiro Díaz
Stacken. Diagrama. Sintaxis espacial. Autor: Rodrigo Rieiro Díaz

Stacken compartió con muchas otras coviviendas nórdicas un creciente interés por la construcción ecológica. Recientemente, los inquilinos pusieron en común la producción de la mayor parte de la energía eléctrica que consumen, un nivel intermedio imprevisto conquistado por el proyecto. La nueva fachada de paneles solares hace de Stacken una infraestructura de producción eléctrica que debería cubrir el 96% de la demanda de sus habitantes.

No siempre ha mostrado la edificación una capacidad tan grande de para acomodar nuevas necesidades. La persistencia de la mayoría de los preexistentes apartamentos estándar y una gran parte de la sintaxis espacial del edificio original hablan tanto del potencial como de las restricciones para el proyecto emancipador de la reutilización de lo que en los años setenta se habría llamado arquitectura autoritaria. Curiosamente, y a pesar de haber sido ser modificado y adaptado de muchas maneras, el apartamento más común hoy en Stacken sigue siendo el original de tres habitaciones, vivienda estándar del Programa del Millón de Viviendas (normaltrea), que fue el epítome de la arquitectura autoritaria y las viviendas anónimas para una familia normalizada de dos adultos y dos niños que rechazaron aquellos que se implicaron en proyectos como Stacken en la década de los setenta. Su uso parece además bastante convencional ya que, a pesar de superar la media sueca, la proporción de habitantes por vivienda de Stacken iguala la del barrio de Bergsjön en el que se ubica.

Stacken. Fachada. Autor: Annika Sönderlund. Image © Annika Sönderlund
Stacken. Fachada. Autor: Annika Sönderlund. Image © Annika Sönderlund

Hace casi cuarenta años, Stacken se convirtió en el prototipo de un nuevo modelo de vivienda en Suecia, la covivienda de trabajo autogestionado. Este modelo se ha replicado tres veces en Gotemburgo y hoy existen alrededor de cuarenta coviviendas en el país, que albergan a alrededor de un 0,05% de la población sueca. Más allá de la gran importancia que este proyecto ha tenido a lo largo de los años para muchas vidas, y la valiosa contribución a la práctica y difusión de sus principios básicos de autogestión, feminismo y democracia directa, el impacto de Stacken en la sociedad en general se ha mantenido marginal hasta la fecha, incluso a escala local. Sin embargo, la importancia de la mera existencia de una alternativa para la capacidad del colectivo de imaginar alternativas al orden imperante no debe subestimarse.

En todo caso, la cuestión permanece abierta. Los espacios comunes de Stacken permanecen como el principal desafío para sus residentes en el futuro próximo. En ellos se halla todavía el potencial para recuperar el ambicioso objetivo original de una vida común más rica para la mayoría, que fue parcialmente abandonado en las décadas anteriores. Depende del colectivo emprender esa tarea.

Stacken. Fotografías de los años 2010. Autor: Annika Sönderlund (excepto *Rodrigo Rieiro Díaz). Image © Annika Sönderlund
Stacken. Fotografías de los años 2010. Autor: Annika Sönderlund (excepto *Rodrigo Rieiro Díaz). Image © Annika Sönderlund

El próximo 20 de octubre se presenta en la Radikal Bokmässa 2019 de Gotemburgo el libro "Stacken. Una utopía ambigua", editado por Croatoan Industries, del que este texto es un extracto. Puede también solicitarse en croatoan@riseup.net

Una utopía ambigua es el subtitulo de la reconocida novela de ciencia ficción Los desposeídos (1974) de Ursula K. Le Guin. Fredric Jameson señaló en Arqueologías del Futuro el importante papel de este libro en el redescubrimiento del subgénero utópico por parte de la ciencia ficción a partir de los años 70. Sería esta novela la más relevante de una serie de utopías complejas y ambivalentes donde no se describen las sociedades ideales y aisladas del utopismo clásico, sino tan solo sociedades más aceptables que aquellas de las que se parte. Se deja atrás el mundo ideal de la modernidad, un paraíso minimalista de unidad absoluta, medida, control y transparencia, para dar lugar a una metautopía formada por una multiplicidad de espacios de esperanza donde la eliminación de la clausura con respecto al exterior, la superación del mito del progreso, una dimensión autocrítica y una cierta deriva experimental apuntan al nuevo utopismo posterior a los años 70. Todas esas cualidades que la crítica literaria detecta en este subgénero literario se encuentran también en los experimentos de vivienda que he denominado en otros escritos transviviendas [3], del que Stacken es un excelente ejemplo.

  • 1. Dick Urban Vestbro, “History of cohousing – Internationally and in Sweden,” en Living together - Cohousing Ideas and Realities Around the World. Proceedings from the international collaborative housing conference in Stockholm 5-9 May 2010, ed. Dick Urban Vestbro (Estocolmo: Division of Urban and Regional Studies, Royal Institute of Technology in collaboration with Kollektivhus NU, 2010), 49.
  • 2. The Research Group for the New Everyday Life, The New Everyday Life – ways and means. Copenhague, 1991: The Nordic Council.
  • 3. Rodrigo Rieiro Díaz. “Cosmonautas del futuro. Experiencias de transvivienda para tiempos de posbienestar", en Boletín Académico: Revista de investigación y arquitectura contemporánea, nº. 8, 2018, págs. 79-102.

Galería del Proyecto

Ver todo Mostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Belén Maiztegui. "Stacken: el primer modelo de cohousing con autogestión, trabajo comunitario y feminismo en Suecia" 01 oct 2019. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/925419/stacken-el-primer-modelo-de-cohousing-con-autogestion-trabajo-comunitario-y-feminismo-en-suecia> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.