Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cortar el terreno, fusionarse con la tierra y extenderse por el horizonte infinito. ¿Sentimos la fragilidad de la vida humana cuando vemos las montañas o el mar? Si nos acercamos a la tierra, si nos sumergimos en ella, ¿sentimos una esencia más cercana al ser absoluto? La Casa de huéspedes Jipyungzip, encaramada junto a un acantilado a lo largo de la costa sur de Corea del Sur, busca ofrecer una nueva experiencia de vida a sus residentes. "Jipyoung", en coreano, significa literalmente "horizonte terrestre". Enterrada en la ladera con una serie de cubiertas ajardinadas y extendiéndose por el terreno para revelar los volúmenes que parecen brotar de la tierra, el edificio no desafía el interminable mar verde azulado o el aire costero, sino que acepta humildemente a las fuerzas de la naturaleza a su alrededor. Su intención es respetar las condiciones existentes del sitio y mezclar su arquitectura con el paisaje. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir