Agrandar imagen | Ver tamaño original
En un momento en que las generaciones más jóvenes se movilizan para salvar el planeta y se responsabilizan, individual y colectivamente, nosotros, como arquitectos y constructores, tenemos la obligación moral de reducir la huella de carbono de nuestras construcciones. Tenemos que cambiar fundamentalmente las formas en que hacemos las cosas, adoptar diferentes sistemas de construcción y usar materiales de origen biológico y reciclables. El edificio de 'Santé Publique', la agencia de salud pública francesa, se encuentra en el borde del Bois de Vincennes, del cual toma su inspiración. Está hecho íntegramente de madera, en estructura, piso y fachadas. La forma se traduce como un manojo de palos colocados en el suelo que se ramifican como brazos abiertos y protectores. Este diseño simboliza la misión de esta institución, que supervisa la salud de todos los que viven en Francia. El objetivo es ser ejemplar en términos de su impacto en el medio ambiente y la salud. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir