Agrandar imagen | Ver tamaño original
El punto de partida para diseñar la guardería se planteó haciendo una analogía del crecimiento de un niño. Al igual que un niño que va creciendo a través de experiencias, las actividades de la guardería se van desarrollando a través de una rampa que comunica los diferentes niveles del proyecto: en planta baja se encuentran las áreas para lactantes, que son los niños más pequeños y, conforme crece la rampa en altura, crecen también los grados educativos, pasando a maternal y pre-kinder para, finalmente, llegar al último nivel, en donde se encuentran el roof garden y el playground. La rampa se concibe como una forma de intercomunicación lúdica, donde las actividades se van desarrollando alrededor de ella. El espacio en sí se ve delimitado únicamente por las actividades según el desarrollo del niño. Además, pensando en el usuario en sus diferentes etapas, la rampa también funge como una forma de accesibilidad universal a todas las áreas de la guardería. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir