Agrandar imagen | Ver tamaño original
Bajo el reinado de la reina Victoria, la arquitectura de las colonias británicas se sumergió en la nostálgia y en el romance de la arquitectura gótica y en sus interpretaciones idealizadas del ensayo de John Ruskin, “Las siete lámparas de la arquitectura1”, en el cual la habilidad y el oficio del constructor eran más importante que la conceptualización del arquitecto. Encajes, intrincados detalles de yeso y elaborados trabajos en madera eran la moneda de la casa colonial victoriana. De una manera modesta, esta casa situada en el suburbio de Bronte junto a la playa en Sydney poseía muchos de los rasgos de ese estilo victoriano, y cuando se le pidió que le diera una nueva vida, esta despertó en Luigi memorias de una villa de vacaciones de su infancia ubicada en la cima de una colina con vista sobre el Lago Maggiore (Italia) y llamada “La Casa Rosa” por su fachada color rosa lavado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir