Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Climatización

Climatización: Las más recientes noticias y obras de arquitectura

Cómo (y por qué) permitir que el clima entre en nuestros edificios

Traer el clima hacia adentro es usualmente lo contrario que uno desea de una envoltura de un edificio. Sin embargo, una nueva investigación de la Universidad de Oregón, descrita en un artículo de The Washington Post, pretende mostrar los beneficios físicos y psicológicos de dejar entrar la naturaleza. Signos de naturaleza y cambio son beneficiosos para nuestro bienestar, siendo que no siempre tenemos accesos a ellos dentro de los edificios--y ahora los humanos están pasando el 90% de sus vidas adentro. Pero incluso en un escenario urbano, donde la naturaleza puede ser difícil de encontrar, no hay forma de escapar del clima. Cuando los investigadores encontraron formas de llevar cosas como el viento y reflejos del sol hacia adentro, encontraron que la exposición a estos movimientos naturales bajaba las frecuencias cardíacas, mientras que distraían menos que los movimientos similares generados artificialmente.

Por ahora, los edificios verdes son un concepto familiar, pero el artículo en The Washington Post propone ir más allá de los edificios verdes que conocemos hoy en día. Mientras que los edificios verdes pueden ser ideales en las nuevas construcciones, que excluyen a muchos edificios existentes que podrían y deben también beneficiarse de una intervención de la naturaleza. Idealmente, los edificios deberían demostrar activamente su relación con la naturaleza, moviéndose más allá de un simple "no hacer daño". 

© Hiroyuki Oki © Carlos Chen © Alex de Rijke © Alejandro Arango + 7

Este pabellón 'vive y muere' para hacer una crítica a la sostenibilidad

¿Son los edificios de concreto realmente un signo de progreso arquitectónico?

Proyectos habitacionales deteriorados, centros comerciales abandonados, y proyectos urbanos a corto plazo, están generalmente condenados al olvido después de haber cumplido su propósito. Su hormigón permanece y se transforma en un recordatorio persistente de lo que alguna vez fue un símbolo de la ambición moderna. Los estadios y sus legados, en particular, están siendo cuestionados y muchos nos preguntamos cómo sus estructuras se reutilizarán después de que los juegos han terminado, ya que sólo algunos pocos estadios olímpicos han logrado reactivaciones exitosas. Con un nuevo enfoque hacia la sostenibilidad, el pabellón Shell Mycelium es parte de un manifiesto crítico hacia las elecciones políticas inconscientes, a través de "edificios vivos, que surgen de la naturaleza y regresan a la naturaleza, como si nunca hubieran existido".

Este pabellón es una colaboración entre BEETLES 3.3 y Yassin Areddia Designs, y ofrece una alternativa al diseño consciente a través de estructuras temporales. Ubicado en el espacio del Proyecto MAP en el Dutch Warehouse, el pabellón fue parte de la Bienal de Kochi Muziris 2016, en India.