Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Opinión

Opinión: Las más recientes noticias y obras de arquitectura

¿Ser arquitecto y no diseñar edificios?

Es común escuchar que la profesión de la arquitectura se basa en las mismas cosas: en los largos años de formación académica, en las noches de desvelo y en el pequeño mercado laboral en el que muchas personas compiten por los mismos puestos. Cuando crees que terminaste es cuando apenas comienzas. Pasan los meses o incluso los años trabajando frente a la computadora, haciendo miles de maquetas y modelos antes de ver alguno de ellos construido. Si hablamos de la rutina, los arquitectos están bastante bien entrenados y este tiempo de incesante trabajo en la oficina solo estimula la frustración.

Es por eso que la profesión se está diversificando cada vez más para brindar mejores oportunidades que permitan hacer algo más que modelos. Además, las habilidades desarrolladas durante la carrera en cuanto a sensibilidad espacial y comprensión de las demandas culturales y sociales de un lugar, se pueden utilizar de maneras muy interesantes y diversas. A continuación, 3 editores de ArchDaily hablan sobre su experiencia como arquitectos, por qué dejaron de diseñar edificios y nos cuentan sobre su trabajo actual.

Tendencias Marzo 2019: Arquitectura Inclusiva

En ArchDaily ciertos temas pasan a ser una tendencia cuando nuestros usuarios comienzan a coincidir en sus búsquedas de información o demuestran mayor interés por un tópico en relación a otros. La Arquitectura Inclusiva se posicionó como unos de los conceptos más buscados en ArchDaily durante el 2018.

6 Reflexiones sobre materiales y construcción: Decisiones que mejoran la calidad de vida de las personas

Los materiales, productos y sistemas constructivos evolucionan constantemente, siguiendo nuevas tecnologías, descubrimientos y tendencias de mercado. La pregunta es: ¿estamos, como arquitectos, evolucionando con ellos? Hemos escuchado sobre robots trabajando en sitios de construcción, materiales sensibles e inteligentes y el desarrollo continuo de la impresión 3D, pero ¿será que todo esto se convierte en ruido blanco al momento de comenzar un nuevo diseño? Más importante aún, ¿podrían estos nuevos sistemas continuar progresando sin tomar en cuenta la calidad de vida de las personas, sensible y efectivamente?

¿Cómo debemos usar los materiales –en sus formas tradicionales y concepciones futuras– para que nuestros proyectos hagan contribuciones relevantes a la forma en que habitamos nuestro planeta?

Para evolucionar tenemos que saber; por eso es necesario empezar a debatir sobre estos temas.

Diseño a mano: un oficio subestimado

© Jim Keen
© Jim Keen

Yo fui parte de la última generación de estudiantes de arquitectura que no usaba computadoras (estamos hablando sólo de principios de los años 90, había electricidad, televisores de colores, cohetes, sólo nada de renderizaciones.) En mi último año en la universidad, calculé mal cuánto tardaría en terminar mi proyecto de título. A medida que se acercaba la fecha límite, me di cuenta de que era demasiado tarde para ir a la par con las presentaciones de mis compañeros. En ese momento, Zaha Hadid y sus pinturas deconstructivistas establecieron el estilo de la ilustración arquitectónica. Eso significaba que muchos proyectos de estudiantes se representaban en pinturas al óleo en grandes lienzos.

¿Cómo podemos arreglar la crítica en la arquitectura? Primero, pedir evidencia

Este artículo fue publicado originalmente por Common Edge como "Para reparar la arquitectura, reparar la crítica del diseño".

En arquitectura, el acto de criticar formalmente el diseño se encuentra omnipresente. La crítica es casi un rito de iniciación. Y si bien el formato de esta práctica es universal, su objetivo y propósito final no están establecidos, más allá de su amplia y a menudo vaga exigencia para mejorar un diseño determinado. Esto es un problema, porque deja una base que puede tomar la forma de cualquier discusión que surja entre un diseñador y un crítico. Si la evidencia empírica fuera introducida como la base de una crítica para las decisiones de diseño, los efectos acumulativos de este cambio podrían mejorar la credibilidad de toda la disciplina.

¿Qué tan culpables son los arquitectos de la violencia urbana?

La pregunta inicial –y con esta la propuesta de discusión– remite al título original del artículo War-chitecture: ¿How guilty are architects in urban violence? por Tomas Beverina, uno de nuestros lectores que desde Argentina nos invita a reflexionar sobre la violencia urbana y nos da motivos para iniciar un debate aún más amplio y colectivo.

Ciudad ilegal: La necesidad de discutir un modelo distinto para Lima

Según el censo del 2007, el último del que conocemos resultados, cerca del 50% de la población limeña vive en barrios urbano marginales (BUM) [1], los cuales se definen como aquellos núcleos urbanos que presentan niveles de pobreza monetaria, y carecen de servicios de infraestructura y equipamiento (MVCS 2012) [2]. Si bien el gran crecimiento de este tipo de desarrollos se dio entre 1985 y 1995, a la fecha no ha cesado la invasión de tierras del estado, significando, en su conjunto, uno de los principales problemas urbanos y sociales a resolver en nuestras ciudades.    

Limpio y ordenado o atiborrado y desordenado: ¿qué estimula más la creatividad?

Si bien los arquitectos son conocidos por promover espacios elegantes y minimalistas, debemos preguntarnos: ¿es esta la mejor forma de estimular tu creatividad?

Si hablamos de preferencias al momento de trabajar, tal vez optes por una mesa completamente limpia sin ningún objeto extraviado que te pueda desconcentrar. O quizás, por el contrario, una vez sentado allí frente al vacío, no seas capaz de encontrar la inspiración en ninguna parte.

Tim Harford, autor de títulos como El Economista Camuflado (2007), investigó y recopiló una serie de ejemplos para Messy (2016) en los que "la creatividad, la capacidad de respuesta y la resilencia" eran "integrales al desorden, la confusión y la desorganización". ¿Estás de acuerdo? O quizás lo más importante, ¿qué te rodea cuando estás en el punto más álgido de tu proceso creativo?

Valparaíso: ciudad, puerto y patrimonio

Publicado originalmente en el periódico chileno El Mercurio de Valparaíso, esta columna escrita por Alberto Texido, Presidente del Colegio de Arquitectos de Chile, aborda el escenario urbano actual de Valparaíso tras el fallo de la Corte Suprema chilena al declarar ilegal el permiso de construcción de un mega centro comercial —Mall Plaza Barón— en el borde costero de la ciudad portuaria chilena.

Conocido el resultado judicial del proyecto Puerto Barón, no hay demasiado espacio para la alegría, sino para la preocupación por más de 15 años perdidos por Valparaiso, sus autoridades, empresarios y ciudadanos que no han logrado un consenso que deje atrás el abandono y la falta de inversión. Pero además de la lamentable judicialización, que ha dejado ver la incapacidad colectiva de lograr un proyecto, es ese estado de las cosas el que se ha visto superado, al menos desde una ciudadanía activa y dispuesta a levantar una nueva representación local, que desde su origen, y a diferencia de sus antecesores, ha sido capaz de poner un contrapunto y exigir máxima calidad, mejor participación y cumplimiento normativo de los grandes proyectos urbanos.

¿Un terremoto salvará Lima?

Hace algunas semanas vimos desplomarse edificios en la ciudad de Morelos en México, producto de un sismo de grado 7,1. Esa desgracia nos hizo recordar que somos igualmente vulnerables ante este tipo de desastres, y por unos días la prensa buscó en el COEN, INDECI y cuanto experto podía encontrar información sobre la posibilidad de un evento similar en nuestro país, y cómo afectaría nuestras urbes.

Como era de esperar, se puso en evidencia la gran vulnerabilidad de las ciudades de la costa, en especial Lima, y no tanto por la calidad del suelo, sino por el abrumador porcentaje de viviendas construidas sin ningún tipo de intermediación profesional, y por ende carentes de un diseño sismo resistente que aporte seguridad a sus habitantes.

¿Sabemos los arquitectos lo suficiente sobre materiales y construcción?

¿Visitaste las obras de tu primer proyecto y el constructor parecía saber mucho más que tú? ¿Tuviste que cambiar alguna vez tu diseño original por su dificultad constructiva o por exceder el presupuesto? ¿Sientes que puedes crear espacios eficientes y bien diseñados, pero te cuesta resolverlos en detalle? Es probable que te hayas encontrado en una de estas situaciones, especialmente si eres un recién graduado.

Hoy en día, el nivel de conocimientos relacionados con la construcción y los materiales parece recaer en los intereses particulares de cada estudiante. Algunos van enfocando sus carreras en el lado constructivo -eligiendo talleres relacionados o a través de cursos electivos-, mientras otros eligen profundizar en el urbanismo, el paisaje o la historia de la arquitectura. También parece depender en gran medida en el enfoque específico de cada universidad.

A pesar de que las diferencias enriquecen nuestro quehacer y permiten generar equipos variados y bien calificados para resolver distintos tipos de proyectos, estas insuficiencias educativas nos alejan -en diferentes grados- de una de las partes más importantes de nuestro trabajo: el momento en que nuestro diseño es llevado a la realidad. 

La enseñanza de la arquitectura en Colombia se mueve entre la disciplina y la práctica

Las escuelas de arquitectura en Colombia aún se encuentran en proceso de definir una postura pedagógica que les identifique. La búsqueda por consolidar esta identidad no ha alcanzado un desarrollo importante en parte a la falta de investigación de la educación en arquitectura y a la naturaleza de la arquitectura como profesión, siendo esta última la que más atañe a los países latinoamericanos.

Necdet Teymur, arquitecto de la Universidad Técnica del Medio Oriente y autor de múltiples libros sobre educación en arquitectura, enfatiza en su publicación Learning from architectural education que “la arquitectura y su educación siempre han tenido el problema de no encajar en contextos disciplinarios y académicos”. Teymur separa desde la formación las conjeturas del encargo y el cliente, con las búsquedas intelectuales y el compromiso con el ideario virtual y la representación de los proyectos, obviando que muchos de los problemas arquitectónicos no pueden ser resueltos desde la arquitectura o que muchas de las narrativas clásicas y postulados modernos pueden ser complementados y ajustados a nuevos paradigmas.

Establecer una mirada crítica sobre los procesos de enseñanza en arquitectura en Colombia trae a colación la disyuntiva entre dos posturas: la primera que se desarrolla bajo un modelo disciplinar o teórico, construido virtualmente donde se refuerzan algunas partes del conjunto para ser estudiadas, y el que supone satisfacer las necesidades que derivan del mercado y la construcción física de la ciudad, donde los procesos de proyección se ven reducidos y limitados por factores ajenos a la arquitectura y que la mayoría de las veces no son discutidos en la academia.

En el muro de Trump, la arquitectura no tiene nada que hacer

Desde la asunción de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, la amenaza de levantar (en realidad, terminar) el muro definitivo que separará a México y Estados Unidos ha motivado a arquitectos y páginas de convocatorias a proponer la solución 'arquitectónica' para esta barrera.

Rosada o inspirada en la paleta cromática del desierto de Sonora. Con paneles solares o en acero. Estrictamente arquitectónica o tibiamente interdisciplinaria, cualquier propuesta de diseño es fútil. En realidad, plantearse el encargo es fútil. No se trata del muro, sino de una hipotética solución al siguiente diagnóstico: la inmigración, y en particular la mexicana, está dañando la sociedad estadounidense. Hay que volver a un momento indefinido de la historia en el cual Estados Unidos fue grande. Ese es el análisis de Trump, quien planteó recientemente en su primera reunión con Angela Merkel, canciller alemana, que "la inmigración es un privilegio, no un derecho".

El rol público y político del arquitecto en Chile: Hacia un arquitecto que lidere la construcción de ciudad

Según la página web mifuturo.cl sólo el año 2014 se titularon 1323 arquitectos; con estos números, Chile poseería uno de los mayores indices de Arquitectos por habitante de los países que integran la OCDE², los que en promedio tienen 1 arquitecto por cada 1300 habitantes aproximadamente, mientras en nuestro país hay uno cada 667 si consideramos el último censo del año 2002. es decir, el doble. Incluso, hoy esta suma podría ser aún más elevada, ya que en los últimos 14 años ha aumentado considerablemente la apertura de escuelas de arquitectura a lo largo de todo el país.

En este contexto surge la pregunta ¿cómo nos enfrentamos como arquitectos a estos nuevos desafíos, reinventamos, y recuperamos la importancia pública y política que alguna vez tuvo la profesión? Este artículo plantea 3 líneas fundamentales de acción para fortalecer el rol público del arquitecto, la academia (formación), el gremio (articulación y fortalecimiento) y la profesión (revalorización).

Cómo abordar el déficit habitacional: Estrategias para la definición de una política nacional (Argentina)

El enfoque de las políticas públicas sobre el elemento-tópico vivienda está agotado. Es necesaria una visión integral sobre la problemática que se pueda resumir en una transición necesaria desde la conceptualización de “la vivienda como quid del problema” a una extensión de la mirada a “el hábitat como quid de la cuestión”. Esto permite contar con una mirada holística sobre las necesidades de la población -cada vez más creciente- que se encuentra en situación de vulnerabilidad en sus derechos de acceso a la vida urbana.

El papel de las ciudades intermedias en Argentina

Las ciudades tienen orígenes diferentes pero crecimientos similares. Cuentan con un núcleo histórico-institucional, con infraestructura ferroviaria a la que se le superponen (tiempo después) las rutas del transporte vehicular. La ciudad crece al ritmo de las subdivisiones de las manzanas fundacionales, de las quintas aledañas y de las chacras próximas, que fueron valorizando la tierra rural y la propia ciudad con autonomía de los servicios públicos. Hoy muchas de esas ciudades forman constelaciones metropolitanas.

Argentina cuenta con una población altamente urbana. El índice de urbanización es superior al 89%. En la actualidad, mientras aproximadamente el 50% de la población del país reside en seis grandes ciudades o aglomerados; cerca de un 32% lo hace en 273 ciudades de tamaño medio (10 mil a 500 mil habitantes), que coincidentemente se corresponden con ciudades de carácter intermedio. Esto da cuenta del peso específico que tienen en la definición del sistema urbano nacional.

Ciudad, habitabilidad y riesgo: ¿en estado de indolencia?

Texto por Sergio Baeriswyl Rada. Arquitecto Urbanista. Premio Nacional de Urbanismo año 2014 y Alberto Texido Zlatar. Arquitecto PhD. Académico U. de Chile / Corporación Metropolítica.

Desde el año 2010 a la fecha, nuestro país ha sido golpeado una y otra vez por eventos originados en la naturaleza, los que han provocado grandes catástrofes en las ciudades. Terremotos, tsunamis, incendios, aluviones, marejadas y amenazas de erupción volcánica, han transformado a las ciudades en el epicentro de las amenazas, en un país con casi el 90% de sus habitantes viviendo en ellas. Esta combinación de alta población urbana sobre un territorio extremadamente amenazado por eventos -que persistimos en llamar- naturales, hace que hoy figuremos entre los 10 países con mayor riesgo urbano del mundo, como lo confirma el Weltrisikobericht del año 2016, elaborado por la United Nations University con sede en Bonn, Alemania.

'No, no y mil veces no': divagaciones en torno a la libertad en la arquitectura

Apareció en mi Facebook esta imagen.

Sería genial que fuera una parodia, pero me temo que quien la dibujó lo hizo en serio. O sea, que es alguien que cree que, en arquitectura, los clientes nos quitan la libertad.

¿¿QUÉ??

Son tantos los argumentos que aplastan esta idea que escribirlos es casi banal. Redundante. Obvio. Pero, por otro lado, si aún existe alguien que pueda creer eso, tal vez no esté de más contestarlo.

Me voy a quedar con tres palabras: libertad, diseño y clientes; y con un concepto: nosotros. Y voy a pedir una mano a algunos grandes nombres de la arquitectura, sólo como para enfatizar.

¿Qué es la libertad en la arquitectura?