Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Robert Moses

Robert Moses: Las más recientes noticias y obras de arquitectura

¿Cómo serían las principales ciudades de Estados Unidos si Frank Lloyd Wright o Robert Moses las hubieran diseñado?

New York Pedrestian View. Image © NetCredit Chicago Aereal View. Image © NetCredit Los Ángeles Aereal View. Image © NetCredit Houston Aereal View. Image © NetCredit + 18

Estados Unidos es uno de los países que más ha brindado oportunidades para desarrollar algunos de los edificios más icónicos en la historia de la arquitectura, permitiendo a los profesionales dejar su huella y su propio estilo arquitectónico. Sin embargo, algunas de las ideas más ambiciosas vienen con precios muy altos que no siempre se pueden pagar por lo que, por más emocionantes que puedan llegar a ser, tanto edificios, como puentes y torres no pudieron evolucionar más que en planos archivados.

'Never Built New York' explora el pasado olvidado de la ciudad y un futuro que nunca llegó

Raymond Hood: Skyscraper Bridge. Imagen cortesía de Metropolis Books
Raymond Hood: Skyscraper Bridge. Imagen cortesía de Metropolis Books

Este artículo fue publicado originalmente por Metropolis Magazine, bajo el título "An Incredible Journey into the New York City that Never Was" (Un increíble viaje al Nueva York que nunca fue)

Imagina que las aguas que rodean a la Estatua de la Libertad desaparecieran para dar paso a tierra firme. Podrías caminar derecho hacia el símbolo estadounidense, siguiendo un sendero desde el Battery Park en Manhattan. Créelo o no, pero en 1911, estuvo a punto de ser posible.

En el libro Never Built New York, los autores Greg Goldin y Sam Lubell (con prefacio de Daniel Libeskind) describen con ironía, y a veces nostalgia, los más significativos proyectos arquitectónicos y urbanísticos del pasado siglo, proyectos que hubiesen cambiado drásticamente la ciudad, pero que nunca lo hicieron.

El documental Jane Jacobs se estrenará a finales del 2016

The Jane Jacobs Documentary, una película que se centra en la vida y obra de la célebre autora y activista urbana Jane Jacobs, se espera para finales del 2016. Coincidiendo con el 100 aniversario del nacimiento de Jacobs, Robert Hammond, Co-Fundador y Director Ejecutivo de Friends of the High Line y Matt Tyrnauer, productor y director de 'Valentino: The Last Emperor', esperan promocionar y proyectar la película en los festivales de cine a fin de año.

Una ciudad sin automóviles: La recuperación de Nueva York del dominio del automóvil

Originalmente publicado por Metropolis Magazine como "Playing in Traffic", este artículo de Jack Hockenberry profundiza en la relación entre el hombre y el vehículo, ilustrando la compleja dinámica creada en Nueva York - una ciudad con más de 2.1 millones de vehículos registrados. Al contrario de los esquemas centrados en el automóvil del infame ex planificador de Nueva York Robert Moses, Hockenberry argumenta que la ciudad es el "espacio negativo", mientras que los vehículos están oscurecidos por nuestro inconsciente.

Es una curiosidad de la vida urbana moderna que mientras más automóviles llenan las ciudades, más se vuelven invisibles. Es una gran característica que viene de serie en todos los modelos de estos días. Desafortunadamente, no podemos controlarlo desde el asiento del conductor-por mucho que nos gustaría ver a través del parabrisas cómo las congestiones de automóviles desaparecen, liberándonos de la prisión del tráfico. La invisibilidad de la que estoy hablando sólo funciona si usted es un peatón o ciclista. El número de vehículos motorizados estacionados o conduciendo en un momento dado en las calles de la ciudad de Nueva York es asombroso. Se estima que 2,1 millones están registrados en la ciudad, según el Departamento de Vehículos Motorizados del estado. Sin embargo, nunca los registramos visualmente completamente cuando estamos caminando en las calles. La ciudad es el espacio negativo y así es como nuestros ojos navegan cada vez más los paisajes urbanos. Todo alrededor de los automóviles y camiones se teje visualmente, y a pesar de que los vehículos están presentes, hemos aprendido gradualmente a ignorarlos a menos que estemos de pie en la línea directa del tráfico en movimiento.