El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Estas imágenes de manicomios abandonados muestran arquitectura que fue diseñada para curar

Estas imágenes de manicomios abandonados muestran arquitectura que fue diseñada para curar

Estas imágenes de manicomios abandonados muestran arquitectura que fue diseñada para curar
Estas imágenes de manicomios abandonados muestran arquitectura que fue diseñada para curar, Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

Con la pintura agrietada, las enredadas viñas, el óxido y la decadencia, los edificios abandonados han tallado un género fotográfico que apela a nuestra compleja fascinación con los restos perversos de nuestro pasado. Mientras que el interés intelectual en las ruinas se ha registrado durante siglos, la popularidad y la controversia de la contemporánea "pornografía de ruinas" se remonta a alrededor de 2009, cuando la serie de casas silvestres del fotógrafo James Griffioen provocó una conversación sobre el daño potencial en la apropiación estética del colapso urbano.

Un tema favorito dentro de este ámbito son los manicomios estadounidenses, cuyos restos trágicos llevan ecos de la desagradable historia del tratamiento de la enfermedad mental en los Estados Unidos. Estos asilos financiados por el estado estaban intensamente sobrepoblados y a menudo alojaban a los pacientes en condiciones de pesadilla durante el siglo XX. A partir de 1955, con la introducción del fármaco antipsicótico Thorazine, estas instituciones se cerraron en gran número, para no volver a abrirse [1]. Ahora, estos asilos cerrados pero no demolidos que salpican el país son el tema de la "pornografía de la ruina" que descuida una parte igualmente importante de la narrativa de los edificios: sus inicios. En su reciente libro de fotos Abandoned Asylums, el fotógrafo Matt Van der Velde describe este período anterior de la arquitectura del manicomio, cuando las instituciones fueron construidas con la creencia de que el ambiente construido tiene el poder de curar.

Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde + 61

Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

Antes de mediados del siglo XIX, el tratamiento de los enfermos mentales a menudo consideraba un espectro de enfermedades como peligrosas y amenazadoras. Los enfermos mentales más desfavorecidos terminaron en casas de hospicio financiadas públicamente, ya que no había instituciones psiquiátricas financiadas por el estado en ese momento, donde no recibían tratamiento y vivían en condiciones miserables. La falta de atención especializada significaba que los "locos" del siglo XVIII a menudo terminaban en cárceles o bajo cadenas como la única solución al peligro percibido para sí mismos y para la sociedad [2].

Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

El cambio se produjo en el 1800 desde múltiples direcciones. La influencia europea de los cuáqueros popularizó el movimiento de tratamiento moral en psiquiatría, que abogaba por el tratamiento humano de los pacientes y una rutina reglamentada. De importancia significativa para el tratamiento moral exitoso fue el determinismo ambiental, la creencia de que el ambiente de vida influye en la conducta, entregándole a  la arquitectura un papel central en un tratamiento psicológico más humanizado. Se pensaba que cada elemento del entorno construido tenía un efecto potencialmente curativo sobre los enfermos mentales y los asilos se diseñaron con la intención de que los pacientes eventualmente fueran curados y regresaran a la sociedad. Debido a que los manicomios dedicados eran nuevos para los Estados Unidos, algunos de los primeros diseños fueron inspirados por el Quaker York Retreat, un centro de tratamiento moral en Inglaterra, con este diseño reevaluado y adaptado al contexto y presupuesto modificado [4].

Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

Los victorianos creían que la industrialización y el capitalismo eran las principales causas de la enfermedad mental. En los ambientes urbanos, donde estas fuerzas eran más palpables, creían que los miembros más débiles de la sociedad serían incapaces de manejar estas presiones modernas y eventualmente convertirse en locos [5]. Por lo tanto, cualquier opción de tratamiento viable sólo podría incluir separar físicamente a los pacientes de la ciudad, y los primeros asilos dedicados fueron construidos en áreas rodeadas de naturaleza. Asimismo, la creencia predominante en el miasma médico, que teorizaba que la enfermedad se propagaba a través del aire estancado y sucio, significaba que la ventilación tenía que ser priorizada en el diseño, y que las ciudades densas y contaminadas eran lugares inapropiados para los asilos. La ventilación impulsó el uso experimental de pabellones y cuadrángulos, así como la incorporación de muchas pequeñas ventanas de guillotina sin barras [7].

Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

En la década de 1850, después de la firme batalla en pos de las instituciones psiquiátricas estatales financiadas, llevada por la educadora y cabildera Dorothea Dix, la arquitectura del asilo en los Estados Unidos había empezado a desarrollar su distintivo estilo propio. Thomas Story Kirkbride se convirtió en la voz definitiva sobre el tema después de publicar Sobre la construcción, organización y arreglos generales de los hospitales para dementes en 1854. Mientras que su manifiesto no fue adherido exclusivamente por otros arquitectos, creó un conjunto de directrices para el diseño y se convirtió en la norma contra la cual se compararon todos los otros métodos [8].

Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

Los asilos de Kirkbride incorporaron grandes elementos clásicos como pórticos, cúpulas y columnas que, además de crear un ambiente estéticamente agradable para los pacientes y sus familias de las clases altas y bajas, permitieron que los edificios se convirtieran en una fuente de orgullo cívico. En lugar de la vergüenza que los edificios abandonados simbolizan hoy en día, los manicomios victorianos fueron percibidos como indicios de la generosidad de la comunidad hacia los menos afortunados; como caritativos esfuerzos cristianos que construyeron mérito para la sociedad [2]. Los edificios más estériles no habrían podido lograr el mismo efecto. Las fotos de Van der Velde muestran que muchos de estos asilos aún conservan su estabilidad intencional, en lugar de las típicas imágenes tapadas y pintadas que ignoran estas características.

Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde Cortesía de Matt Van der Velde + 61

Aparte del exterior, Kirkbride también tenía planes detallados sobre cómo organizar mejor los diversos programas que tiene un asilo. Diseñó el "plan lineal", que situaba a los pacientes en salas jerárquicas que se movían hacia el exterior basadas en el género y los síntomas, con los pacientes más ruidosos y gravemente enfermos alejados del centro, donde eran menos perturbadores. El edificio se extendía a través de la propiedad para que todas las habitaciones tuvieran acceso a la luz del sol y al aire fresco, promoviendo la importancia de la ventilación y la naturaleza en el proceso de tratamiento. En el centro, donde a menudo se construyeron las formas arquitectónicas más lujosas, se encontraban los salones y la capilla, donde los pacientes podían socializar con familiares que visitaban sin tener que llevarlos a las salas. Algunas de las características destinadas a humanizar los asilos todavía se pueden ver en aquellos que permanecen de pie, como las alfombras para amortiguar el sonido, ventanas abundantes para un sentido de la naturaleza, y cuidadosamente detalladas molduras y ornamentación que uno generalmente no asociaría a tales espacios .

Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

A comienzos del siglo XX, quedó claro que la mayoría de los pacientes no ingresaban a un manicomio y más tarde regresaban a la sociedad después de ser curados de su enfermedad por su medio ambiente y plan de tratamiento meticulosamente diseñados. El determinismo ambiental había perdido el respeto como un enfoque psiquiátrico, y la financiación para los asilos estaba empezando a disminuir. La era de la arquitectura humanista para las enfermedades mentales había terminado y se introdujo una nueva era de tratamiento quirúrgico caracterizado por hacinamiento, lobotomía y condiciones crueles, creando las bases para los manicomios abandonados que quedan hoy en día y nuestra mórbida fascinación por ellos.

Cortesía de Matt Van der Velde
Cortesía de Matt Van der Velde

Referencias:

  1. Torrey, E. Fuller. "People in the Shadows: The Many Faces of Mental Illness." Out of the Shadows: Confronting America's Mental Illness Crisis. New York: Wiley, 1998. Print.
  2. Velde, Matt Van Der, and Carla Yanni. Foreword. Abandoned Asylums. Versailles: Jonglez, 2016. Print.
  3. Yanni, Carla. The Architecture of Madness: Insane Asylums in the United States. Minneapolis: U of Minnesota, 2007, 33.
  4. Ibid, 8
  5. Ibid, 3
  6. Ibid, 36
  7. Ibid, 40
  8. Ibid, 38

Ver la galería completa

Sobre este autor/a
Isabella Baranyk
Autor
Cita: Baranyk, Isabella. "Estas imágenes de manicomios abandonados muestran arquitectura que fue diseñada para curar" [These Images of Abandoned Insane Asylums Show Architecture That Was Designed to Heal] 29 abr 2017. Plataforma Arquitectura. (Trad. Stockins, Isadora ) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/870368/estas-imagenes-de-manicomios-abandonados-muestran-arquitectura-que-fue-disenada-para-curar> ISSN 0719-8914