El sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

Regístrate ahora y guarda el contenido de ArchDaily

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

Revisa el catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

i

En todo el mundo, arquitectos están encontrando maneras geniales para reutilizar edificios antiguos. Haz clic aquí para ver las mejores remodelaciones.

¿Quieres ver los mejores proyectos de remodelación? Haz clic aquí.

i

Navega a través de edificios inspiradores con nuestra selección de videos en 360. Haz clic aquí.

Revisa nuestros inspiradores videos en 360​. Haz clic aquí.

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
Navega entre artículos utilizando tu teclado
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Joaquín Vaquero y la belleza de lo descomunal

Joaquín Vaquero y la belleza de lo descomunal

Joaquín Vaquero y la belleza de lo descomunal
Joaquín Vaquero y la belleza de lo descomunal, Joaquín Vaquero Palacios . Image © Archivo Vaquero
Joaquín Vaquero Palacios . Image © Archivo Vaquero

¿Qué tiene la obra de Joaquín Vaquero Palacios que nos sorprende después de tanto tiempo y que la hace merecedora de una exposición en el Museo ICO y tantas visitas de especialistas? Muchas veces me han utilizado, y yo encantado, como arquitecto de contacto para venir a Asturias a ver las obras de Vaquero. La disposición de Hidrocantábrico y ahora de EDP (yo sigo hablando con las mismas personas, gracias por tanto a Nicanor Fernández y su equipo) siempre es total asumiendo con estoicismo cambios, ya que los de fuera no se dan cuenta, por ejemplo, de que ir a Grandas de Salime sigue siendo un gran viaje que ocupa, llena de dicha, el día entero o que las cuestiones de seguridad son fundamentales.

En cierta ocasión trajimos un autobús desde la Universidad InternacionaI Menéndez Pelayo y al final del día aplaudían en el bus como si hubiera sido una ópera. Y lo era: la gran ópera formal de Vaquero. Este año sin ir más lejos fui cicerone para el Máster de Arquitectura Avanzada de la Universidad Politécnica de Madrid, que dirige Juan Herreros, un apasionado de Vaquero que nos acompañó en muchas ocasiones, donde había estudiantes de cinco nacionalidades distintas que quedaban boquiabiertos al ver las centrales. También coincidimos en Proaza, en las oficinas, y en Veriña con el joven equipo de arquitectos que diseñaba esta exposición, y que iban revisando, cada parte, cada archivo que encontraban en los edificios.

¡Proaza o proeza!. Image © Rogelio Ruiz
¡Proaza o proeza!. Image © Rogelio Ruiz

Recuerdo perfectamente, y me sigue impresionando cada vez que voy, la primera vez que visité Proaza, aquel "exceso" de diseño, que sería la envidia de Ken Adam, el proyectista de los interiores de James Bond, donde todo, todo, está pensado. Me emocioné (y esto se lo dice alguien que estuvo en la Hoover Dam). Vaquero nos protege de lo descomunal, a lo que alude el título de la exposición ("La belleza de lo descomunal"), con la escala del diseño próximo. Los interiores también en Grandas, en todas, con esos paneles que son propiamente cuadros neoplásticos. Luego, los materiales con cueros que me recordaban los asientos del seiscientos de mi padre, que yo iba acariciando el día, con diez años, que salí volando.

Pero es que en Vaquero, el bolidismo de Mollino (también con esa pelle en sus muebles), o el futurismo de Sant'Elia (que aquí se hacía realidad en sus centrales) Italia entera, es una fontana donde bebió y bien en su etapa al frente de la Academia de España en Roma. Incluso dio la imagen que hoy vemos al pabellón de España de la Bienal de Venecia.  El concurso para el Faro de Colón con Luis Moya (tercer premio)... Su estancia en Nueva York (¡qué preciosas las tintas negras sobre la ciudad! Ved el texto de Francisco Egaña Casariego sobre esta etapa)... No me digan que el edificio sede en la plaza de la Gesta de Oviedo no está pensado en la Gran Manzana o en Chicago? México…

Aunque la exposición se centra entre los años 54 y 80, los de la fructífera relación con Hidroeléctrica, vamos en las centrales, yo quedo asimismo absorto y no puedo dejar de citar el edificio del Instituto Nacional de Previsión tras el Campoamor o las viviendas de la calle Uría de Oviedo, que, sobre todo cuando ves las fotos de la época en construcción, comparándolo con los coches, que entonces su diseño va muy por delante del automovilístico.

Cuenta José Antonio Pérez Lastra en su estupendo libro sobre el maestro que publicó el Colegio de Arquitectos, que el proyecto original del Instituto Nacional de Previsión que vemos en fotos antiguas con una enorme escalera de caracol, contrastando su circularidad con lo recto del edificio, fue desfigurado por la mano precisamente de García Mercadal (quien había estado en La Sarraz con Le Corbusier y los demás) y así destruyó la expresionista escalera y levantó una planta en la fachada al teatro perdiendo así esbeltez la esquina, y esto desató la ira del asturiano. Toño Lastra, que en alguna ocasión nos sirvió de guía, tuvo una relación de amable admiración con el artista.

Hay otras historias que ya no recuerdo quién me las contó. La gran águila que iba a rematar la presa de Salime, el Ferre como el artista lo llamaba en bable, con unas escaleras por detrás que se podían subir para mirar. Lógicamente el águila es el animal que más les gusta a los dictadores. Sin embargo, Francisco Franco, en esta Asturias nuestra dinamitera, pidió que se eliminara ese símbolo prepotente para no provocar a los "perdedores" en un lugar tan apartado y tan peligroso en caso de terrorismo por las consecuencias que tendría.

Vaquero Pintor

Interior Proaza. Image © Rogelio Ruiz
Interior Proaza. Image © Rogelio Ruiz

Pero Vaquero es también Vaquero pintor, Vaquero escultor...y esta exposición da buena fe de ello. Una de las salas presenta su caballete que soporta una foto del pintor con su paleta. Llegó a ser miembro de la prestigiosa Academia de San Luca de Roma (que se fundó en el siglo XV y de la que otros españoles también fueron miembros: Velázquez, Ribera, Picasso, Dalí, Miró…). Su obra se incluye en lo que Richard Wagner llamó Gesamtkunstwerk, la obra de arte total, y es que hasta el ruido de las turbinas o la explosión del agua en Proaza en la sala donde llega desde el azud del monte, colabora en la experiencia global.

Exposición en Museo ICO. Image © Rogelio Ruiz
Exposición en Museo ICO. Image © Rogelio Ruiz

También es parte de la liturgia el viaje a través de paisajes preciosos, inmensos, que te llevan allí. Natalia Tielve, profesora de la Universidad de Oviedo y muy vinculada a INCUNA (patrimonio industrial), en el catálogo nos recuerda que Walter Gropius en el primer manifiesto de la Bauhaus abogaba por la reunificación de las artes. Vaquero en fin, tengo que decir la obviedad: fue un hombre renacentista, que fundió todas las artes. Pueden ver en el Museo de Bellas Artes de Asturias obras suyas: casas de teito de Somiedo o la Catedral dañada por la guerra... A mí me encanta cuando parece que esculpe los paisajes con los pinceles, como esos murales del Hotel de la Reconquista de Oviedo o del Aeropuerto de Asturias...O aquel rotundo Pantheon. Otras en la meseta me recuerdan a Ortega Muñoz, otro viajero pintor.

La exposición quiere incidir, cómo no, en esa faceta panartística y en su colaboración con su hijo Vaquero Turcios, padre del comisario, que es el responsable de muchas partes de su obra pictórica en las centrales. Turcios también aparece en la exposición en el corto de Jorge Rivero, La Presa, en el que casi la mitad de la cinta lleva como voz en off la última entrevista que se le hizo (una parte, porque Jorge guarda aún más) y es una muestra clara, con las fotos de bueyes, con las fotos de grúas como platillos volantes que pueblan el cielo, de lo que tuvo de épico la construcción, de Odisea en el más puro sentido,  un viaje a un sitio que sigue siendo lejano pero que entonces estaba fuera del mundo, de una obra como aquella.

La Exposición

Interior de Veriña. Image © Rogelio Ruiz
Interior de Veriña. Image © Rogelio Ruiz

Joaquín Vaquero Ibáñez, arquitecto también, nieto e hijo de los homónimos, con proyección internacional a través de edificaciones modulares industrializadas (grandes espacios oficinas en Rusia y Holanda, auditorios corporativos en Segovia) siempre vinculado al mundo del arte y el diseño, ha impulsado y comisariado esta exposición, y nos comenta: 

La escala ha sido desde el primer momento uno de los grandes retos a la hora de intentar transmitir las sensaciones vividas en semejantes espacios industriales. Hablamos de presas construidas mediante millones de toneladas de hormigón que conforman interiores descomunales y gigantescos; saltos de agua excavados en montañas de roca viva a los que se accede a través de túneles infinitos; salas de turbinas donde podrían convivir varios aviones de línea regular... Las dimensiones de estos espacios escapan a nuestra percepción cotidiana, transportándonos a mundos más cercanos a los dioses

Hay nuevas grabaciones hechas ex profeso para esta exposición por Juan Vaquero, también saga, que, con una sensibilidad increíble, nos mete en una sala donde las proyecciones en blanco y negro nos rodean. Además del lujo que suponen las 90 fotografías tomadas también para esta ocasión por el gran fotógrafo Luis Asín. Bocetos, maquetas, libros, diversos elementos de diseño industrial. También fotografías de época alucinantes, algunas con Gala y Dalí, con Alvar Aalto. También hay textos de Alberto Sartoris, comparando las centrales de Vaquero con el Baptisterio de Parma, con la villa Maser de Palladio. Su mujer, Teresa Turcios Darío, era hija de la única hermana de Rubén Darío. Vamos que el artista vivía entre poesía.

Catálogo

Tenemos que alegrarnos además de la edición de un cuidado catálogo que quedará como recuerdo de esta exposición, en el que tenemos textos entre otros de dos ex directores de arquitectura de Harvard: Rafael Moneo e Iñaki Ábalos y además de Juan Navarro Baldeweg, que como pintor también además de arquitecto sin duda entenderá mejor la urgencia creativa del descomunal artista que celebramos hoy. Moneo en su texto destaca el mercado de Santiago, donde Vaquero se ata los cabos y se integra en la vieja ciudad mientras que Ábalos marca algo que es ciertamente inevitable no tener en cuenta, y es, el no lo dice así, el cruce de estrellas que en un momento dado unen a un cliente a un artista a una oportunidad en un punto para que se de la epifanía del milagro artístico. Además los de Natalia Tielve y Francisco Egaña ya citados.

Y siento tener que decirlo, pero es efectivamente tan descomunal, envolvente, seductora, impetuosa, prepotente, increíble, plástica, desenvuelta, colorista, brutalista, orgullosa, descarnada/delicada, sublime su obra, que cualquier foto, grabación, libros o textos, o maravilla de exposición como lo es esta, dicen poco si lo comparamos con la visita directa de sus espacios que te erizan los pelos, sobrecogen tu cuerpo, te inflan el alma y te llevan a lo  eterno de la mano, gran mano, del maestro Vaquero.

¡Proaza o proeza! . Image © Rogelio Ruiz
¡Proaza o proeza! . Image © Rogelio Ruiz
Sobre este autor/a
Rogelio Ruiz Fernández
Autor
Cita: Rogelio Ruiz Fernández. "Joaquín Vaquero y la belleza de lo descomunal" 07 mar 2018. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/889873/joaquin-vaquero-y-la-belleza-de-lo-descomunal> ISSN 0719-8914