Claves para trabajar en equipo y no morir en el intento

Claves para trabajar en equipo y no morir en el intento

Necesitas desarrollar un proyecto en colaboración con más compañeros, te encuentras recientemente abordando un concurso, quieres embarcarte en una nueva oficina con un amigo o sencillamente has ingresado al mundo laboral. Sea cual sea el momento profesional o académico en el que te encuentres, más pronto que tarde, deberás ser capaz de enfrentarte a la realidad colaborativa que nuestra disciplina implica.

Trabajar en equipo comprende muchas aristas positivas y de aprendizaje que el trabajo individual no es capaz de entregar. No obstante, si no se sabe dirigir de manera adecuada, puede implicar momentos incómodos, acaloradas discusiones, quiebres de amistad, entre otros menores o mayores riesgos. Por esto, ya sea estés trabajando con tu mejor amigo, tu pareja, algún compañero de taller, o un colega de la oficina, hay ciertas pautas que nunca deberías olvidar.

vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain
vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain

1.- Primero el proyecto

Enfrentar un encargo con más personas plantea de raíz el no ser autor absoluto sobre las decisiones que se toman, de manera que es recomendable al momento de iniciar realizar una presentación de las distintas visiones que el equipo trae. En este sentido, es importante ser auto crítico y estar abierto a escuchar opiniones distintas. En ningún sentido querer hacer sí o sí la propuesta personal; se trata de ser capaz de identificar potencialidades en lo que todos aportan y de alguna manera considerarlas.

En caso de estar trabajando directamente sobre un proyecto que se les ha encargado, ten consciencia de que lo que tu más quisieras que se haga no es necesariamente lo más adecuado: se debe reconocer cuando las ideas de los demás van hacia mejor camino. Sé capaz de escuchar y reconocer potencialidades en las propuestas de los demás, si bien muchas veces se replanteará la forma propuesta, puede resultar al final que aquello que no te pareció una buena idea al principio logre tener un buen término.

vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain
vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain

2.- Divide y vencerás

Con el paso de los años y una vez que hayas adquirido más experiencia en la profesión, podrás identificar cuáles son tus mayores habilidades frente aquellas que no se te dan con tanta facilidad. Reconoce cuales son tus mayores aptitudes y las de tus compañeros o colegas, no todos somos buenos para todo. Puede que hagas los mejores modelos 3D, pero quizás no realices las mejores post ediciones en Photoshop. En conclusión, trabaja colaborativamente.

Las habilidades son diferentes en cada persona, así como los grados de dificultad en materia de desarrollo gráfico son siempre relativas. Se debe tener muy claro para qué eres bueno y para que no tanto.

vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain
vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain

3.- Momentos para todo

Sobre todo cuando emprendes trabajos con amigos, no debes olvidar que habrá momentos de distensión y relajo. Pero recuerda siempre que también los habrá de trabajo arduo. Además, puede ser que al principio no se logren los objetivos esperados, ya sea por un mal manejo de tiempos, porque los plazos no los acompañaron, no se organizaron bien, o cualquier otro motivo. Dado esto, es de mucha importancia separar las cosas desde el principio y empezar un proyecto acordando tiempos, diferenciando y estableciendo momentos de trabajo y recreación. 

Resulta clave ser honesto con el resto del equipo. Si uno quiere trabajar en grupo como corresponde no te puedes guardar nada, no debes tener segundas intenciones ni vivir suponiendo que los demás las tienen, se debe cultivar un ambiente de apertura y confianza suficiente donde tú y todos puedan expresarse tranquilamente.

vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain
vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain

4.- Honestidad absoluta

A fin de que no haya malos entendidos, es importante que todos sean claros tanto frente a las tareas enfrentadas como con los gastos y responsabilidades. Haz las cosas de la manera más formal posible, para que no tengan dudas de quién debía hacer qué cosa o quién compró qué.

Se recomienda organizarse por áreas y semanas, así como darse espacios para realizar pequeñas juntas administrativas, haciendo un repaso de los compromisos adquiridos por cada uno, los resultados, próximas tareas y organización de un calendario de trabajo. 

Las tareas agendadas deben ser de conocimiento de todos y establecidas en acuerdo, a fin de cultivar un buen ambiente de trabajo. Y pase lo que pase, procura siempre cumplir con tu parte o avisar con previa anticipación, para poder resolver inconvenientes de la manera más rápida y lo mejor posible.

vía Pixabay. Licensed under CC0 Creative Commons
vía Pixabay. Licensed under CC0 Creative Commons

5.- Establece lugares de trabajo

Si no te encuentras directamente trabajando en una oficina, resulta poco probable que cuentes con un espacio establecido de trabajo, ante esto, si debes enfrentar un encargo de tipo académico o personal en colaboración, resulta de suma importancia poder acordar un lugar de trabajo que resulte cómodo y accesible para todos.

Idealmente opten por espacios donde todos los integrantes puedan sentirse cómodos, y que permita desarrollar las actividades acordadas a cada reunión. Probablemente si necesitan conversar y manejar diferentes tipos de dibujos en papel, una biblioteca de estudio no sea el lugar más apto; frente a esto, algunos lectores nos recomiendan juntarse en alguna cafetería o en lugares que permitan la conversación y discusión moderada.

vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain
vía Pxhere. Licensed under CC0 Public Domain

6.- Comparte tu experiencia y recibe críticas

Nadie es dueño de la verdad y en esta disciplina donde la experiencia hace al maestro, es importante ser humilde, aceptar críticas constructivas, y al mismo tiempo compartir el conocimiento con los demás. Cuando se emprende proyectos con personas más jóvenes, es importante reconocer lo que tienen para compartir, al mismo tiempo dejarlos expresarse en un ambiente amable, donde no tengan miedo de expresarse. Asimismo, al entrar a un nuevo lugar, no se debe tener miedo de enfrentar nuevos desafíos, preguntar cuando no estas seguro de algo o manifestar una postura, siempre desde la perspectiva personal y no como imposición.

A fin de establecer un mejor ambiente de trabajo, es importante contar también con momentos de distensión, conocer al equipo y compartir con ellos, esto hará que todos se sientan más cómodos al momento de manifestar una impresión o presentar una idea.

Este artículo fue publicado originalmente a las 19:00 - 25 Julio, 2018, y republicado el 1 de mayo del 2019 con motivo del Día del Trabajador.

Sobre este autor/a
Cita: Cynthia Mariman Ramos. "Claves para trabajar en equipo y no morir en el intento" 01 may 2019. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/898356/claves-para-trabajar-en-equipo-y-no-morir-en-el-intento> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.