Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos

Historia de los encofrados para hormigón: desde Thomas Edison al "Habitat 67"

Historia de los encofrados para hormigón: desde Thomas Edison al "Habitat 67"

La utilización del hormigón en la construcción es probablemente una de las mayores tendencias de la arquitectura del siglo XX. Simplemente, el concreto está compuesto por una combinación de materiales mezclados con agua, que cuando se solidifica obtiene la forma del recipiente donde estaba depositado.

A partir de esto, la reutilización de encofrados o moldajes ha sido utilizada ampliamente para replicar y controlar la producción de piezas o de edificios de hormigón. Los arquitectos y diseñadores han propuesto diferentes tipos de moldes y técnicas para llevar hasta el límite las potencialidades de este material.

Conoce parte de la historia, a continuación.

En 1899, Thomas Alva Edison fundó una empresa que producía cemento Portland de alta calidad. Buscó varias formas de utilizar el material para producir diferentes objetos: heladeras, pianos y, especialmente, casas enteras. En la década de 1910, él consiguió producir algunos prototipos de casas en los cuales este material fue ejecutado en un hormigón único. Sin embargo, el montaje de los moldes era demasiado complejo, lo que implicaba una cantidad brutal de piezas (superior a 2300 unidades). En consecuencia, fueron pocas las casas construidas a través de este método. Edison buscaba un sistema constructivo que pudiera ser fácilmente replicado para alcanzar un modelo de producción en masa y con ello, vender más concreto. Su "fracaso" no se debió al material, sino a su sistema constructivo.

Thomas Alva Edison y un modelo de casa de hormigón (izquierda). Concreto de casas en aprox.1919 (derecha). Imagen © National Park Service (domínio público)
Thomas Alva Edison y un modelo de casa de hormigón (izquierda). Concreto de casas en aprox.1919 (derecha). Imagen © National Park Service (domínio público)

Durante los años 60, 70 y 80, la Unión Soviética experimentó un desarrollo brutal en términos urbanísticos. Ciudades y edificios enteros eran diseñados en oficinas centrales y construidos en todo el territorio soviético. Se desarrollaron paneles estandardizados que podían estar dispuestos de diferentes formas para construir edificios de varios pisos. Podemos encontrar ejemplos en varios puntos de Europa (como el Karl Marx Straße en Magdeburg y Berlín). La ciudad de Tashkent puede destacarse como el mejor ejemplo para observar los diferentes tipos y posibles combinaciones de estos paneles de hormigón, incluyendo en algunos casos patrones decorativos.

Ritter, Steffen <a href='https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bundesarchiv_Bild_183-D0524-0010-001,_Magdeburg,_Karl-Marx-Stra%C3%9Fe,_Fu%C3%9Fg%C3%A4ngerzone.jpg'>Via Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0 DE)</a> / Sigismund von Dobschütz <a href='https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Taschkent-79.JPG'>Via Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)</a>. ImageMagdeburg, Karl-Marx-Straße, Fußgängerzone / Edifício de apartamentos en Tashkent, construído en el período de la Unión Soviética.
Ritter, Steffen Via Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0 DE) / Sigismund von Dobschütz Via Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0). ImageMagdeburg, Karl-Marx-Straße, Fußgängerzone / Edifício de apartamentos en Tashkent, construído en el período de la Unión Soviética.

También durante los años 60, los arquitectos cubanos Mercedes Álvarez y Hugo D'acosta diseñaron algunos prototipos de unidades habitacionales, con módulos de paredes exteriores en los cuales el mobiliario y los componentes de las ventanas estaban integrados en los propios módulos de hormigón. Estos prototipos presentaban deficiencias en el drenaje del agua de lluvia y su forma difícilmente se encuadraba en el contexto urbano cubano. Como respuesta a estos problemas, el gobierno cubano optó por la utilización de otro sistema constructivo de paneles de hormigón, semejante al sistema "Multiflex", en un enfoque más próximo al caso soviético. Estos paneles se mostraron más prácticos y más eficaces para responder a las necesidades de ese contexto.

Hasta 1967, el arquitecto israelo-canadiense Moshe Safdie concibió con éxito módulos de hormigón tridimensionales. "Habitat 67" es uno de los proyectos de culto más aclamados en el mundo de la arquitectura, probablemente gracias a su estética monocromática y a la combinación compleja de módulos. Este proyecto se basa en una lógica de concepción de modularidad que funciona en sí mismo como un manifiesto arquitectónico. Safdie abrió la puerta para el diseño modular de hormigón e hizo que los sistemas de panel fueran vistos como algo superado.

Denis Tremblay <a href='https://www.flickr.com/photos/parcoursriverain/36163062996'>Via Flickr (CC BY 2.0)</a>. ImageHabitat 67
Denis Tremblay Via Flickr (CC BY 2.0). ImageHabitat 67

Actualmente, el estudio de arquitectura SUMMARY en Portugal, se aprovecha de las ventajas de los sistemas de construcción comunes de infraestructura urbana (tubos / tuberías de alcantarillado) para desarrollar edificios que respondan a las necesidades sociales y económicas contemporáneas. Sus módulos -Gomas System- son simples anillos de hormigón armado con aislamiento e instalaciones eléctricas e hidráulicas integradas. Los módulos son producidos en fábrica por una empresa multinacional, que se dedica mayoritariamente a las infraestructuras urbanas, y son fácilmente montados in-situ.

Gomos System, presentado en la 15ª Bienal de Arquitectura de Veneza por el estudio SUMMARY (arriba). Proyecto Gomos #1, del estudio SUMMARY (abajo). Imagen © Tiago Casanova
Gomos System, presentado en la 15ª Bienal de Arquitectura de Veneza por el estudio SUMMARY (arriba). Proyecto Gomos #1, del estudio SUMMARY (abajo). Imagen © Tiago Casanova

Tradicionalmente, el concreto ha sido moldeado con la madera y otros materiales rígidos. Los estudiantes de la Escuela de Arquitectura y Arquitectura del Paisaje, orientados por Mark West y Remo Pedreschi, están explorando procesos de hormigón utilizando materiales flexibles. Usan tejidos y plásticos elásticos para permitir que el concreto dé forma a su propio molde, originando configuraciones imprevisibles, jugando con el concepto de control y la pérdida de éste. Este tipo de hormigón con materiales flexibles origina formas orgánicas, en que todas las piezas quedan diferentes, aunque hayan sido producidas de forma homogénea. Este proceso no deja de ser pre-fabricación, aunque produciendo resultados flexibles, enfatizando las características físicas del concreto.

Columnas de concreto en la Edinburgh School of Architecture and Landscape Architecture © Pablo Jimenez-Moreno (izquierda). Esculturas de concreto ‘Reach’, de Pablo Jimenez-Moreno y Eleni-Ira Panaurgia, © Brenda Rosete (derecha). Imagen
Columnas de concreto en la Edinburgh School of Architecture and Landscape Architecture © Pablo Jimenez-Moreno (izquierda). Esculturas de concreto ‘Reach’, de Pablo Jimenez-Moreno y Eleni-Ira Panaurgia, © Brenda Rosete (derecha). Imagen

El concreto sigue siendo un material de construcción fundamental; e incluso considerando que esta materialidad se mantiene constante a lo largo del tiempo, sus límites (de forma y de uso) están muy lejos de haber sido completamente explorados. Por otra parte, la historia ha venido a demostrar que la construcción en este material es mayoritariamente determinada por su modelado, por lo que las técnicas de hormigón desempeñan un papel tan relevante como el propio concreto.

Sobre este autor/a
Cita: Jimenez-Moreno , Pablo. "Historia de los encofrados para hormigón: desde Thomas Edison al "Habitat 67"" [Moldes de concreto: passado e futuro] 28 ago 2018. Plataforma Arquitectura. (Trad. Dejtiar, Fabian) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/900935/historia-de-los-encofrados-para-hormigon-desde-thomas-edison-al-habitat-67> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.