Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Artículos
  3. Un ápice de solidaridad en la sociedad contemporánea a un año del 19S

Un ápice de solidaridad en la sociedad contemporánea a un año del 19S

Un ápice de solidaridad en la sociedad contemporánea a un año del 19S
Un ápice de solidaridad en la sociedad contemporánea a un año del 19S, "Marcha de la Humanidad", David Alfaro Siqueiros. Image vía MXCity
"Marcha de la Humanidad", David Alfaro Siqueiros. Image vía MXCity

“Alios ego vidi ventos; alias prospexi animo procellas”
Yo ya he visto otros vientos; y he afrontado otras tempestades
Marco Tulio Cicerón

En una primer lectura, el panorama —mundial y nacional— no es muy alentador, tal parece que el mundo está fuera de control1… basta con encender los noticieros o echar un vistazo a las redes sociales para enfrentarse cotidianamente con temas complejos como son la corrupción, las guerras, o la violencia. Lo cierto es que las pruebas son claras: entre los padecimientos globales las consecuencias de fenómenos naturales encabezan la lista. Frente a esta escena, el comportamiento de la sociedad en conjunto como respuesta a situaciones de emergencia resulta digno de análisis2…  cabe preguntarse entonces ¿qué proceder se encuentra en el colectivo humano cuando se pone a prueba su supervivencia? ¿Es posible que en nuestros días se muestren cualidades como la solidaridad? Veamos pues dos posturas al respecto, por parte de autores mundialmente reconocidos.

El año pasado, la Ciudad de México pasó por un episodio doloroso, el terremoto de 7.1 grados Escala Richter que azotó la ciudad el pasado 19 de septiembre de 2017, fue históricamente análogo al movimiento telúrico que dejó un gran caos 32 años atrás en 1985. Para ser francos no fueron días fáciles, pues se respiraba una atmósfera de pánico, incertidumbre y miedo Seguramente así como una ligera intermitencia de expectación… esto es natural, pues como mencionaría Peter Sloterdijk, se debe a que tenemos un inextinguible deseo de autoconservación3 , es decir, que no deseamos morir y hacemos lo necesario por sobrevivir. De cualquier forma, no quedará más que aprender aspectos positivos derivados de esta experiencia tan abrumante para afrontar esta y otras tempestades, en palabras de Cicerón.

Destrucción. Image © Santiago Arau
Destrucción. Image © Santiago Arau

Comencemos por considerar que la difusión mediatica a nivel nacional e internacional del siniestro tuvo gran alcance, por lo que no tardó en hacerse eco de una constante: el frente ciudadano capitalino actuando con rápidez ante un caso de emergencia. Esta consideración —además de conmovedora— resulta sumamente atractiva en medio de una sociedad que parece hundirse cada vez más en la indiferencia y la insensibilidad. Este reproche no es nuevo, pues anteriormente, múltiples autores han hecho una crítica dura desde la modernidad hasta nuestros días.

Uno de dichos autores es el filósofo alemán Peter Sloterdijk, quien en su obra El Desprecio de las Masas destroza el concepto contemporáneo de masa, al argumentar que el colectivo actual ha perdido toda capacidad de reunirse y de poder [re]conocerse a favor de sus derechos y exigencias, al diluirse sistemáticamente en la era de la hipermediatización. Néstor García Canclini —antropólogo argentino— coincide en esta idea al reforzar sus enunciados a través de una crítica a la globalización y la ciudadanía actual. Estas afirmaciones se pueden atribuir a que históricamente las sociedades se han estructurado en el individualismo y la fragmentación.

Con todo, los sucesos pasados ponen en el tela de juicio las afirmaciones de Sloterdijk y de Canclini, puesto que la sociedad mostró que ―bajo ciertas circunstancias― la potencia colectiva y la suma de inteligencias generacionales pueden detonar prácticas solidarias y acciones encaminadas al humanitarismo, en las que la unión reside en algo más que el territorio común que conocemos como la Ciudad de México. También se expresa en cualidades más cercanas a la equidad, la generosidad, el amor y el cuidado, por ello sería pertinente no apresurarnos a institucionalizar la ayuda que gran parte de la población mostró.

Si las personas (principalmente jóvenes) decidieron apropiarse de la esfera urbana y unir esfuerzos ante el inminente desastre, bien se puede atribuir a un intenso deseo de ayudar. Este ejercicio hizo visible que los ciudadanos son capaces de organizarse ante situaciones extremas sin ayuda del Estado, reivindicando así, la condición de masa y la connotación política que esto encierra.

vía TecReview
vía TecReview

Finalmente, se pueden comulgar con algunas ideas de dos pensadores —con gran acervo intelectual— que visitaron la CDMX en el marco de la 2º Edición de Por un Cambio de Mundo4 (con sede en la Universidad Iberoamericana).5 Tanto el francés
Jacques Rancière como el brasileño Leonardo Boff se mostraron impresionados ante eldespliegue de altruismo y civilidad que no habían visto en otras sociedades, pero que fue evidente entre los mexicanos.

Ahora bien, más allá del ánimo desbordado producto del momento, cabe una seria reflexión en torno a los valores, comportamientos y deficiencias bajo los cuales nos forjamos día a día. Si bien es cierto que la manera en que están constituidas las sociedades actuales —entre ellas la mexicana— tienen una serie de características negativas muy cuestionables; cabe mencionar que con eventos de emergencia se pone de relieve la importancia de la cooperación y la organización que la población es capaz de lograr ¿deberíamos ser solidarios y altruistas sólo ante estas circunstancias?

Entender al otro, no como una amenaza sino como un aliado, puede reforzar el tejido social con el fin de encontrar puntos de convergencia en los que partiendo de la equidad puedan concebirse nuevos enfoques para entender nuestras necesidades y que generen alternativas que las satisfagan. Las masas seguirán teniendo un lado positivo y negativo, no podemos negar la realidad, pero ya es tarde para sumirse en el pesimismo: tenemos por delante un largo recorrido para consolidarnos a través de un ápice de solidaridad y enfrentar esta y futuras tempestades.

Notas:

1 Creo que es fundamental examinar distintas posturas y entendimientos de nuestra existencia y el significado de los sucesos mundiales. La siguiente publicación plantea una investigación breve y concreta sobre la preocupación actual de nuestro futuro como humanidad: https://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/despertad-2017-numero6-diciembre/
2 Partiremos del entendimiento de la sociedad contemporánea bajo el concepto de masa, es decir, de una agrupación numerosa de personas.
3 Sloterdijk, Peter, El desprecio de las masas, España, Pre-Textos, 2002, pp. 37.
4 El evento tuvo lugar del 25 de septiembre al 5 de octubre de 2017 . Las conferencias se pueden ver en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=J9AeZh6-8xA.
5 Serie de conferencias magistrales que abordaban los retos actuales de la democracia y el papel de la sociedad civil, una vez más, aludiendo al papel significativo de las masas frente a los desastres y la dimensión política que en ella se ve inmerso.

Sobre la autora: Parvin Alexandra Camal Segundo es arquitecta egresada de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México con intereses vinculados a la docencia y la investigación en torno a la Teoría Arquitectónica y el Género. Ganadora del 5º Concurso de Tesis sobre el fénomeno de discriminación por el COPRED.

Sobre este autor/a
Cita: Parvin Alexandra Camal Segundo. "Un ápice de solidaridad en la sociedad contemporánea a un año del 19S" 21 sep 2018. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/902417/un-apice-de-solidaridad-en-la-sociedad-contemporanea-a-un-ano-del-19s> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.