¿Para qué son buenos los arquitectos?

¿Para qué son buenos los arquitectos?

Una vez que sales de la universidad es común cierta rara sensación entre los arquitectos: no sabes qué sabes. ¿Diseñar? No tanto. ¿Detalles técnicos? Necesitas especialistas. ¿Puedes construir desde cero? No, aún no, te falta práctica. Entonces, ¿qué sabemos realmente?

A continuación te compartimos seis habilidades que aprendiste como arquitecto y de las que probablemente no estás conciente.

Capacidad de abstracción

Al desarrollar un proyecto, es necesario un razonamiento espacial completamente abstracto para conseguir imaginar las soluciones tridimensionales que serán llevadas a cabo en un espacio vacío o que será remodelado. Toda esa estructura de pensamiento es representada a través de diseños arquitectónicos que contienen una cantidad considerable de información. Para muchas personas comprender esta abstracción es un gran desafío, aunque para los arquitectos esta tarea de abstraer el espacio físico en ideas, representarlas y comprenderlas a través de una representación gráfica se vuelve una práctica natural.

Noción multidimensional de la calidad de vida en un espacio

Desde la idea del refugio básico hasta la vivienda de hoy en día hemos tenido un largo salto. La vivienda per se no satisface todas nuestras necesidades y como arquitectos lo sabemos porque la calidad de vida la entendemos como un análisis multidimensional. En esa ecuación entra la iluminación, el emplazamiento, la escala, las proporciones, los colores, los materiales, la ventilación, la aislación, la estructura, las texturas. Eso se entiende también a escala urbana: una plaza no será un éxito únicamente por ser una plaza, sino porque entendemos que hay múltiples variables invisibles para el resto de las especialidades y personas que son fundamentales para asegurar su éxito. ¿Por qué nadie va a ese parque si tiene tantos árboles? Probablemente tú lo sabes.

Coordinación multidisciplinar

La idea del arquitecto omnipotente nos ha hecho mucho daño como especialistas. Fue un arrebato de confianza ante una habilidad que sí es real: la capacidad de integrar diferentes disciplinas y etapas. Sabes que un buen diseño no basta, debes saber vender tu idea, planificar su construcción, entender su diseño y sumar a especialidades. De seguro eso elevó la autoestima de los arquitectos de otras generaciones, pero ya sabemos que eso no conduce a nada.

Habilidades blandas

No porque seas un gran arquitecto, el resto de la sociedad te dará la razón en todo. La arquitectura es también una disciplina de negociación e integración. Debes dialogar con clientes, constructores y especialistas. Cada uno de ellos tiene algo valioso que aportar desde su posición y eso significa que los arquitectos han logrado desarrollar (la mayoría) habilidades blandas para presentar proyectos, integrar ideas y aceptar modificaciones. Si eso no es una herramienta fundamental en el día de hoy, entonces no sabemos qué puede sí serlo.

Design Thinking

Si has hablado con alguien del mundo empresarial últimamente, es probable que te haya hablado del design thinking apenas hayas dicho que eres arquitecto. Precisamente es un concepto que viene del sistema de trabajo de nuestra disciplina. “Quizás sea el sistema de pensamiento e integración —en eso que llamamos proyecto— de  una cantidad enorme de datos y el que cada proyecto se inicie con una hoja en blanco, lo que nos hace objeto de observación desde otros campos”, dijo el arquitecto español Juan Herreros en una visita en Chile en 2016 para referirse al design thinking, una metodología explotado en el mundo de la innovación.

Diseño

Por último, pero no menos importante, es el diseño. No es necesario ser Leonardo da Vincini tener un trazo impecable, pero es fundamental que un arquitecto o arquitecta sepa representar sus conceptos a través del diseño, ya sea a mano o en computador. Sin embargo, motivos para saber dibujar no faltan, pues, aliado al pensamiento técnico, este acto se vuelve fundamental durante el proceso proyectual, al final, al trazar los primeros esbozos de un concepto arquitectónico, surgen los caminos a ser tomados y las soluciones que estarán presentes en el proyecto a ser construido. ¡Además es un gran plus a la hora de convencer a un cliente de que su idea es brillante!

Sobre este autor/a
Cita: Equipo Editorial. "¿Para qué son buenos los arquitectos?" 21 nov 2018. Plataforma Arquitectura. Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/906023/para-que-son-buenos-los-arquitectos> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.