Hashim Sarkis: "No creo que hayamos presenciado nunca un momento en el que dependamos tanto de la arquitectura"

Hashim Sarkis: "No creo que hayamos presenciado nunca un momento en el que dependamos tanto de la arquitectura"

En la segunda parte de su entrevista con ArchDaily, Hashim Sarkis reflexiona sobre el futuro de la arquitectura abordando el tema atemporal de la Bienal de Venecia de 2021. El curador de la Bienal, que propone el tema "¿Cómo viviremos juntos?", discute el papel de la profesión en medio de todos estos nuevos paradigmas, afirmando que "los arquitectos cambian el mundo [...] creando [...] imágenes de cómo podría ser el mundo".

En este artículo, el curador de la esperada bienal y rector de la Escuela de Arquitectura y Planificación del MIT presenta sus puntos de vista sobre la evolución de la arquitectura y los nuevos rumbos que el mundo académico debe tomar para reflejar "la complejidad de los problemas urbanos actuales". Sarkis también menciona la ciudad de Beirut, discutiendo los enfoques de la reconstrucción, la sociedad civil y la exasperante noción de la resiliencia.

Lea la segunda parte de la entrevista para saber más sobre la visión de Hashim Sarkis sobre el futuro de la profesión y sus ideas para Beirut.

TOPOTEK1. Image © Laurian Ghinitoiu
TOPOTEK1. Image © Laurian Ghinitoiu

Sobre el papel de la arquitectura

ArchDaily (Christele Harrouk): A medida que los problemas del mundo empeoran, ¿cuál es el papel de la arquitectura? ¿Pueden los arquitectos realmente cambiar el mundo?

Los arquitectos cambian el mundo. Lo hacen principalmente creando mundos alternativos, imágenes de deseos de lo que podría ser el mundo.

Hashim Sarkis: El confinamiento nos ha hecho mucho más conscientes de lo que se necesita para construir un mundo y lo importante que es la arquitectura en este proceso. Me gustaría pensar en cada llamada de Zoom no como la muerte de la arquitectura, sino como su proliferación en diferentes espacios que tratan de recrear, en la microescala de esa cuadrícula, un mundo hecho posible por la arquitectura que expone: un vistazo a una habitación aquí, un jardín allá, una sala de estar, una estantería. La ausencia de arquitectura es igualmente ostentosa cuando, por ejemplo, se proyecta una imagen del paisaje detrás de la persona en la pantalla. Anhelamos la presencia de la arquitectura, incluso en un falso fondo, para transportarnos, a través del imaginario arquitectónico, a otros mundos.

No creo que hayamos presenciado nunca un momento en el que hayamos confiado tanto en la arquitectura para capturar nuestras identidades individuales y proyectarlas para que otros las vean.

Courtesy of Yona Friedman
Courtesy of Yona Friedman

Sobre el futuro de la arquitectura

AD: ¿Cree que estos tiempos tendrán un impacto significativo en la profesión? ¿Ve esto como el comienzo de una nueva era o sólo una fase pasajera?

Además, ¿cómo cree que evolucionará la arquitectura, especialmente con la aparición de juegos accesibles, aplicaciones e inteligencia artificial donde cualquiera puede desarrollar su propia visión del espacio? ¿Cree que esto cambiará la profesión de alguna manera?

ArchDaily hizo un gran trabajo abriendo esta pregunta. Espero que sigan enriqueciendo el debate sobre el futuro de la arquitectura al seguir preguntando a los futuros arquitectos y generando un debate crítico entre ellos.

HS: Ya que la segunda parte de la pregunta es sobre tecnología, déjame ponerme mi gorra del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para decir "con seguridad" que las nuevas tecnologías guiarán a la profesión hacia nuevas perspectivas. Nuestra profesión no es la única que está siendo transformada por big data, autonomía, automatización, aprendizaje de máquinas y código abierto. Pero la arquitectura y el diseño también se han convertido en términos predominantes en estas nuevas tecnologías. Como observa Nicholas de Monchaux, Jefe del Departamento de Arquitectura del MIT, "si necesitamos pruebas de la relevancia fundamental del pensamiento arquitectónico para la convergencia de la tecnología, el espacio y la sociedad, basta con mirar la apropiación de la idea de 'arquitectura', e incluso de 'arquitecto', como término del discurso tecnológico contemporáneo".

Estamos viendo claramente cambios en los métodos de diseño, producción y montaje de los edificios. También estamos viendo cómo las nuevas tecnologías cambian algunos de los principios de la disciplina.

© JERRYANG [Flickr], under CC BY-ND 2.0 license
© JERRYANG [Flickr], under CC BY-ND 2.0 license

Un cambio radical fue ampliamente reconocido con la llegada de la informática. El diseño siempre ha operado a varias escalas como una fuerza unificadora en el desorden del mundo industrial, desde el diseño de productos hasta las ciudades. En las universidades, el diseño también tiene la tarea de tejer un hilo entre los campos. Sin embargo, nuestras profesiones y disciplinas de diseño difieren entre sí por la escala de su producción. Los procesos informáticos nos han permitido tomar herramientas de una escala de diseño y aplicarlas a otra más fácilmente, suavizando las transiciones y los cambios de escala. El rango de escalas se ha expandido aún más, llevándonos de lo nano a lo planetario. Lo mismo sucede con el cambio de herramientas.

En el pasado, los planificadores urbanos diseñaban las ciudades para resolver los problemas de la ciudad. ¡Ahora pueden programar una aplicación! El impacto que esto tendrá en los espacios que diseñamos aún está por resolverse, pero se necesitará algo más que un simple acercamiento para llegar allí.

Por un lado, se necesitará la capacidad de conectar experimental y sistemáticamente estas escalas para hacernos conscientes de que lo que hacemos en una escala tendrá un impacto en las otras escalas, y para hacernos conscientes, en nuestra experiencia del mundo, de esta conectividad. En el MIT, y a través de varias iniciativas conjuntas con la ingeniería, estamos trabajando para facilitar el debate entre los diseñadores de sistemas y los diseñadores de objetos, y entre los diseñadores de nanotecnología, arquitectos, planificadores urbanos y geoingenieros.

Reforma de Mason Bros Warehouse / Warren and Mahoney. Image © Simon Devitt
Reforma de Mason Bros Warehouse / Warren and Mahoney. Image © Simon Devitt

Otro importante punto de inflexión está relacionado con los valores que proyectamos. Esta tecnología ha permitido la producción de código abierto y ha aumentado la capacidad de los usuarios para diseñar, producir y montar sus propios espacios y muebles. Por lo tanto, la posición del diseñador está cambiando, pasando de ser el propietario del talento y la fuente de valores al principio del ciclo de producción a tener que difundirlos en las diferentes fases de la producción y compartir los valores y juicios sobre lo que es un buen diseño y lo que es un mal diseño para los fabricantes, productores y especialmente para los usuarios finales. Esto promete cambiar radicalmente el papel del diseñador y el valor del diseño a largo plazo. En el MIT, y en respuesta a este cambio, estamos examinando estas cuestiones con la ayuda de historiadores culturales, pero también con la ayuda de los profesores de diseño y gestión de sistemas de la Sloan School of Management.

Semana del diseño de Milán- Echo oor Pezo von Ellrichshausen- 2019. Image © Laurian Ghinitoiu
Semana del diseño de Milán- Echo oor Pezo von Ellrichshausen- 2019. Image © Laurian Ghinitoiu

Tal vez el giro más desafiante de los acontecimientos se refiere a los parámetros de diseño. Para tener el control del proceso, de acuerdo con el enfoque predominante, el diseñador debe permitir que se pongan sobre la mesa ciertos parámetros de diseño y excluir otros o posponerlos. A lo largo de los años, hemos llegado a considerar la forma, la composición y (a veces) el programa esencial. Sin embargo, dejamos de lado las cuestiones estructurales y ambientales y de rendimiento, y las tratamos como externalidades o compromisos de los que tendremos que ocuparnos más tarde. Durante mucho tiempo, esta selección de parámetros ha dado forma a la educación y a la profesión. El proceso computacional permite que estas "externalidades" vuelvan al proceso de diseño. Ahora podemos asimilar todos los parámetros al principio del proceso de diseño. Si el diseño es una forma de síntesis entre estas diferentes habilidades e inteligencias que informan la construcción, entonces las nuevas tecnologías nos están permitiendo expandir la inteligencia que informa el diseño y reconsiderar la jerarquía entre los parámetros.

Estamos empezando a imaginar un proceso de diseño sin externalidades. Estos son algunos de los resultados prometidos del BIM y la simulación. La creciente presión sobre los arquitectos para que demuestren su rendimiento, especialmente en el aspecto medioambiental y económico, sólo se verá favorecida por estos métodos.

El aspecto más desafiante de su pregunta será cómo cambiarán los espacios que habitamos. Si, por ejemplo, los principales espacios de la ciudad, las jerarquías de las calles y los monumentos desempeñaran un papel muy importante para ayudar a los ciudadanos a orientarse, ¿cambiarían estas cualidades ahora que dependemos más de las aplicaciones de navegación que de las características espaciales y los puntos de referencia para nuestra orientación? Si nuestra inteligencia humana ahora interactúa con la inteligencia de una habitación abriendo y cerrando ventanas, y cambiando la disposición de los muebles para maximizar las dimensiones espaciales, ¿cuál será la naturaleza de nuestra interacción cuando la Inteligencia Artificial de la habitación se encargue de su sombreado y maximice su disposición?

Es probable que el impacto de la tecnología en nuestros ojos y nuestro comportamiento tenga un impacto más fuerte en la arquitectura y las ciudades, pero cambiará nuestra interacción con el espacio. Yo digo: "¡usemoslo!" Siempre encontraremos valiosas salidas para nuestra inteligencia e imaginación. Podemos incluir la Inteligencia Artificial en cualquier discusión que deseemos.

Ciudad de México, México. Image © Johnny Miller Photography
Ciudad de México, México. Image © Johnny Miller Photography

Acerca de las direcciones de diseño del futuro

AD: ¿Crees que el mundo del diseño está cambiando hacia modelos más sociales y comunitarios? ¿Cuál es el papel de la educación en el impulso de estas ideas?

HS: Uno de los problemas más graves que enfrentamos en el mundo académico es que tendemos a enseñar a nuestros estudiantes viejos trucos para enfrentar nuevos desafíos. En otras palabras, tendemos a perpetuar las estructuras de conocimiento disciplinario que se han formado en torno a problemas anteriores pero que ya no corresponden a los problemas en cuestión. Los campos que constituyen los estudios urbanos en las universidades hoy en día (desarrollo social y económico, diseño urbano, planificación comunitaria y políticas ambientales), por ejemplo, no reflejan eficazmente la complejidad de los problemas urbanos actuales. Tampoco los que constituyen estudios de arquitectura (diseño, representación, tecnología de construcción y estudios históricos y culturales).

Problemas como la segregación racial en las ciudades, las desigualdades de género, las inundaciones costeras, la movilidad social y la escasez material abarcan escalas y disciplinas y requieren nuevas herramientas, nuevos enfoques, incluso nuevas epistemologías.

La educación más rica es aquella que ayuda a articular y fortalecer los valores de los estudiantes y que lleva estos valores al conocimiento mismo que se les está transmitiendo a través del debate y la demostración. Esta generación de estudiantes ha avanzado audazmente en los modelos sociales y comunitarios basados en los valores de sostenibilidad y equidad que tan fuertemente defienden. La justicia racial, la justicia de género, la justicia climática, la igualdad social y la necesidad de movilizar todos los recursos para lograrlas, se buscan en todos los planes de estudio. Nuestro papel como educadores es involucrar a los estudiantes de la mejor manera para promover sus valores a través de sus futuras profesiones como diseñadores, arquitectos, planificadores y otros aún por inventar. Podemos hacerlo mejor si abandonamos la vieja pero falsa distinción entre profesionalismo y compromiso social, si trabajamos con nuestros estudiantes para posicionar sus puntos de vista de manera clara pero respetuosa en relación con las de los demás, y si les transmitimos que necesitan ser mejores que nosotros, dejando espacio para que los valores de las generaciones futuras cambien los suyos.

Paseo de la Reforma, México City. Image © Santiago Arau
Paseo de la Reforma, México City. Image © Santiago Arau

Acerca de Beirut

AD: Hablemos de Beirut y de la reciente catástrofe. Después de la explosión, el 40% de la ciudad fue seriamente dañada, según informes recientes. Beirut fue golpeado en el centro de su tejido urbano y el debate sobre la reconstrucción ya está en marcha. ¿Qué tipo de enfoque adoptaría en la reconstrucción de Beirut? ¿Y cuáles son las prioridades?

Por último, dada la situación política, ¿cree que el gobierno urbano puede ser controlado por la población? En otras palabras, ¿puede el pueblo reconstruir su ciudad por sí mismo? ¿Sería éste el nacimiento de un nuevo sistema de gobierno?

HS: Hace unos quince años, Lawrence Vale y Thomas Campanella me invitaron a escribir un capítulo sobre Beirut en un libro llamado The Resilient City. Ese libro fue realmente un precursor. Fue el primer intento de articular la noción de resiliencia en la arquitectura y las ciudades, ilustrándola mediante estudios de casos de todo el mundo que han superado desastres y guerras. En ese momento, los planes de recuperación de Beirut que surgieron de quince años de guerra civil parecían ejemplificar la resiliencia en su mejor momento. La reciente explosión, desafortunadamente, destruyó gran parte de la ciudad que ha sido reconstruida y otros barrios residenciales del centro.

Es significativo que el enojo que se extendió después de la catástrofe se proyectó en la corrupción y el abandono que condujeron a esta explosión, pero también tiene que ver con la asociación de Beirut con la resiliencia.

"No más resiliencia", gritó el pueblo, reconociendo con derrota que había llegado al límite de tolerar tácitamente a lo largo de los años todas las injusticias y la corrupción que llevaron a guerras y explosiones de este tipo. Beirut debe ser reconstruida desde esta posición. Cuando los ciudadanos gritan colectivamente "basta", es uno de los momentos más solidificantes de la sociedad civil.

Beirut después de la explosión... 2020. Image © Rami Rizk
Beirut después de la explosión... 2020. Image © Rami Rizk

Josiah Ober describió el comienzo de la Revolución Ateniense como el momento en que los atenienses, a pesar de sus diferencias políticas, dijeron colectivamente "no". Creo que Beirut ha llegado a ese momento. Ha alcanzado su límite de resiliencia porque fue reconstruida durante los años 90 sin fundamentos cívicos. Reconstruimos la infraestructura física antes que la social. Pensamos que eso vendría después. No lo hizo. Construimos carreteras, pero no transporte público, fachadas privadas, pero no espacios públicos, nuevos hospitales, pero no un sistema de salud pública. La sociedad civil obtiene su resiliencia en tiempos de desastre de sus instituciones: sus escuelas, sus hospitales, sus espacios públicos. Estas son tantas instituciones como arquitectura.

Lo que es alentador es la forma en que la sociedad civil se está levantando para hacer frente a la ayuda y, con suerte, a la reconstrucción. En ausencia del estado, el mayor desafío de los esfuerzos de ayuda y reconstrucción hoy en día es encontrar la manera de unir estos esfuerzos de base en una visión audaz para la ciudad, no fragmentar y privatizar estos esfuerzos. En el MIT, y con el apoyo de Dar al Handasah y en colaboración con la Universidad Americana de Beirut y otras organizaciones, nos estamos embarcando en un proyecto conjunto para proponer una infraestructura cívica para la ciudad a partir de las visiones colectivas y coordinadas de su sociedad civil.

Inundación en la Plaza de San Marcos - Venecia 2019. Image via Shutterstock/ By Giuseppe Guarneri
Inundación en la Plaza de San Marcos - Venecia 2019. Image via Shutterstock/ By Giuseppe Guarneri

La amenaza que enfrenta Beirut y la que enfrenta Venecia ejemplifican lo que vendrá cuando los estados fallen y las ecologías colapsen.

El resultado de la injusticia y el abandono es tan catastrófico que no podemos dejar de imaginar el futuro del planeta desde estos lugares de intenso desastre. Sin embargo, estas ciudades han generado mucha compasión y apoyo en todo el mundo, de una manera que sus desgracias anteriores no han generado. Estos desastres han llegado a ser reconocidos como problemas mundiales. Veo esto como un signo de esperanza.

Galería de Imágenes

Ver todoMostrar menos
Sobre este autor/a
Cita: Harrouk, Christele. "Hashim Sarkis: "No creo que hayamos presenciado nunca un momento en el que dependamos tanto de la arquitectura"" [Hashim Sarkis: “I Do Not Think We Have Ever Witnessed a Moment Where We Have Relied as Much on Architecture”] 25 oct 2020. Plataforma Arquitectura. (Trad. Caballero, Pilar) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/950182/hashim-sarkis-no-creo-que-hayamos-presenciado-nunca-un-momento-en-el-que-dependamos-tanto-de-la-arquitectura> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.