La crisis climática está devastando a Estados Unidos, ¿Por qué seguimos construyendo con combustibles fósiles?

La crisis climática está devastando a Estados Unidos, ¿Por qué seguimos construyendo con combustibles fósiles?

Este agosto, cuando cientos de incendios forestales oscurecieron el cielo sobre mi casa en Corte Madera, California, a miles de millas de distancia en Florida, mi familia se preparó para el viento y las inundaciones cuando dos huracanes se precipitaron hacia el Golfo de México. Todos nos acurrucamos ansiosos mientras los desastres provocados por el cambio climático causaban estragos. Durante semanas, la calidad del aire en California fue demasiado peligrosa para que abriéramos las ventanas o saliéramos. En Pensacola, la marejada ciclónica del Golfo fue de varios pies de profundidad alrededor de la casa de mi familia y los fuertes vientos derribaron robles maduros en su jardín.

Como arquitectos(as), diseñamos edificios destinados a resistir las fuerzas de la naturaleza, que mantendrán a las personas seguras y protegidas durante desastres naturales. También diseñamos edificios que conectarán a las personas con la naturaleza y la belleza, llenos de luz y que circulen aire fresco.

La confluencia del clima extremo este año ha dejado claro que nuestro trabajo se está volviendo más difícil en un clima ya alterado por la contaminación por el CO2. También está claro que los edificios, a pesar de los considerables esfuerzos de los(as) diseñadores(as) para mejorar la eficiencia, siguen siendo una parte enorme del problema, y que tenemos que hacer mucho más para eliminar nuestro entorno construido de los combustibles fósiles.

Esto significa eliminar el uso de gas en los edificios lo más rápido posible.

La comunidad arquitectónica ha reconocido desde hace mucho tiempo que estamos a la vanguardia de la batalla contra el cambio climático. Durante años, hemos entendido que cualquier solución viable a esta crisis debe abordar adecuadamente la contaminación climática de los edificios, que son responsables de alrededor del 40 por ciento de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de los Estados Unidos. Y durante años, nuestros esfuerzos se han centrado principalmente en la eficiencia energética: diseñar edificios que consuman menos energía y, por lo tanto, generen menos contaminación.

Pero los incendios forestales, las olas de calor y los huracanes sin precedentes de este año han dejado abrumadoramente claro que la eficiencia energética combinada con los combustibles fósiles ya no es suficiente. Si queremos que los edificios ayuden en nuestros esfuerzos para combatir la crisis climática, entonces es hora de dejar de diseñar edificios con gas, que ahora es la principal fuente de contaminación climática en los Estados Unidos.

Numerosos estudios han demostrado que la transición a hogares y edificios totalmente eléctricos, que pueden funcionar con energía 100 por ciento renovable, es la ruta de menor costo y menor riesgo para descarbonizar edificios.

Cada vez que diseñamos un nuevo edificio con una conexión de gas, elegimos aumentar la contaminación climática y expandir nuestra infraestructura de combustibles fósiles, encerrándonos en décadas de emisiones de carbono evitables que calientan el clima.

Una ola de decisiones políticas en todo el estado durante los últimos dos años ha señalado que los legisladores se están dando cuenta de los peligros asociados con la construcción con gas, y es probable que el futuro de los aparatos de gas en hogares y edificios sea limitado. Cuatro estados — Colorado, Massachusetts, Nueva York y California — han abierto investigaciones sobre la eliminación gradual de sus sistemas de distribución de gas, y casi 40 ciudades de California han aprobado políticas para eliminar gradualmente el gas en nuevas construcciones. Un código de construcción totalmente eléctrico en todo el estado de California también puede ser inminente.

Al continuar construyendo con gas, a pesar de las claras indicaciones de que los legisladores se están moviendo para eliminar los combustibles fósiles en los hogares, estamos preparando a nuestros clientes para costosas modificaciones para eliminar estos aparatos de gas antes del final de su vida útil. Si bien la modernización de las casas para eliminar los electrodomésticos de combustibles fósiles es costosa, construir casas que sean completamente eléctricas desde el principio es en realidad menos costoso e incluso puede reducir las facturas de servicios públicos de los hogares.

Al comprender los beneficios de la construcción totalmente eléctrica, es imperativo que, como arquitectos(as), lideremos el camino hacia un futuro más saludable y sostenible al educar a nuestros clientes sobre los peligros climáticos asociados con el gas.

Nuestros clientes deben saber que, además de aumentar la contaminación por carbono, los aparatos de gas, especialmente las estufas, también generan una calidad tóxica del aire interior dentro de las casas, liberando niveles peligrosos de contaminación por dióxido de nitrógeno. Los(as) niños(as) que viven en hogares con estufas de gas tienen un 42 por ciento más de probabilidades de desarrollar asma. Una revisión de la literatura realizada por el Rocky Mountain Institute encontró que los hogares con estufas de gas tienen niveles de contaminación de NO2 que son 50 a 400 por ciento más altos que los hogares con estufas eléctricas.

Durante años, la industria de los combustibles fósiles ha logrado engañar al público haciéndole creer que los aparatos de gas son generalmente limpios y seguros. De hecho, están llenando los hogares con muchos de los mismos contaminantes que los gases de escape de los automóviles y, mientras tanto, están empeorando la crisis climática. Nuestros clientes deben ser conscientes de los peligros.

Conocemos el cambio climático desde hace décadas, y ahora, las aterradoras predicciones de los científicos están comenzando a cumplirse. Los datos son claros: construir con gas es incompatible con lograr las profundas reducciones de contaminación necesarias para evitar las peores consecuencias de la crisis del cambio climático.

Tenemos que empezar a escuchar a los(as) científicos(as) y dejar de instalar nueva infraestructura de combustibles fósiles en los edificios. Aquí en California, tenemos un largo camino por recorrer. Lideramos la nación en la construcción de nuevos edificios de combustibles fósiles. Muchos estados del sureste y noroeste han estado diseñando totalmente eléctricos durante muchos años.

Es hora de la verdad y nosotros, la comunidad arquitectónica, debemos dar un paso al frente. Mientras los líderes de opinión se reúnen en la conferencia virtual Greenbuild de esta semana, los desafío a todos a enfrentar este momento al repensar cómo alimentamos nuestros edificios para eliminar los combustibles fósiles. Debemos liderar el camino hacia una nueva era de construcción sostenible, saludable y totalmente eléctrica. Podemos eliminar el gas y proteger a las familias de los impactos en la salud, al igual que eliminamos el asbesto y la pintura con plomo. No intentar de minimizarlo o compensarlo, es hora de diseñar más allá del gas.

Este artículo se publicó originalmente en el periódico The Architect's Newspaper como "Climate change is ravaging the U.S.; why are we still building with fossil fuels?"

Sobre este autor/a
Cita: Shell, Scott. "La crisis climática está devastando a Estados Unidos, ¿Por qué seguimos construyendo con combustibles fósiles?" [Climate Crisis Is Ravaging the United States; Why Are We Still Building With Fossil Fuels?] 14 dic 2020. Plataforma Arquitectura. (Trad. Baraya, Santiago) Accedido el . <https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/953099/la-crisis-climatica-esta-devastando-a-estados-unidos-por-que-seguimos-construyendo-con-combustibles-fosiles> ISSN 0719-8914

Has seguido tu primera cuenta!

¿Sabías?

¡Ahora recibirás actualizaciones de las cuentas a las que sigas! Sigue a tus autores, oficinas, usuarios favoritos y personaliza tu stream.